ALMAFUERTE


LA FUERZA PURA DEL ALMA

almafuerte_-Pedro-Bonifacio-Palacios

Por Enrique Momigliano

“Si vas patinando por el hielo delgado no te sorprendas si una grieta te conduce abajo, abajo, abajo” cantaba Pink Floyd en The Wall. A mis veinte y con la perspectiva que dan tres décadas, pienso que yo no solo patinaba sobre el hielo delgado sino que disfrutaba de zapatear sobre el. Y así me fui por la grieta abajo, bien abajo. Recuerdo que entre el insomnio y los calmantes era habitual que me quedara dormido con la cabeza apoyada en el escritorio que ocupaba- nunca agradeceré lo suficiente la paciencia que mis empleadores me tuvieron en esa etapa oscura.
Cuando despertaba con la mejilla contra el frío vidrio y lograba abrir los ojos me quedaba un rato contemplando la madera antes de, con un supremo esfuerzo, retornar a la labor. Para ayudarme en el intento se me ocurrió un día fotocopiar parte de los “Siete sonetos medicinales” de Almafuerte, acerca de quien nada sabia y colocarlos debajo del vidrio a efectos que en ese trágico momento de abrir los ojos y darme cuenta que me había quedado dormido en mi lugar de trabajo, lo primero que viera fueran las letras de este sublime poeta instilándome las fuerzas que no podía encontrar en ninguna fibra de mi, para seguir cargando mi solitaria cruz. Y como con los amigos que te acompañan en los peores momentos, de ahí en más nos hicimos inseparables.

Muchos años después aprendí que los siete sonetos los escribió para un amigo, Don Félix J Tettamanti que estaba preso, a fin de impedir que perdiera la esperanza y que la prisión dañara su espíritu.

Por eso cada vez que la vida, con o sin mi permiso y pese que ya no patino en el hielo delgado, me hunde en una grieta, como hizo hace poco – de ahí mi ausencia- vuelvo a la misma medicina y retomo las armas y vuelvo a pelear.
Almafuerte es un alma en estado puro, intransigente con la hipocresía del sistema y de la gente, amante de su patria y religioso al extremo puede decirse de el que vivió como pensó. Y esa coherencia es una rara, rarísima virtud en “este estrado donde todo es fingido” como el decía. Para poder vivir esa virtud una sola cosa es imprescindible: animarse a pagar el precio. Y el lo pagó. Vivió una vida de soledad y austeridad extremas que no le impidieron llevar adelante su vocación de maestro de la infancia. El nunca quiso ser un fabricante de “ladrillos en la pared” (vuelvo a Pink) sino un maestro de vida y por eso abundo en una formación de tipo mas espiritual que enciclopedista.

La juventud revolucionaria de fines del siglo 19 lo amó y lo popularizó, pero el también desdeñó el cargo publico y la fama y ejerciendo una verdadera opción por los abandonados se concentró en enseñar en una escuelita rural y en adoptar cinco niños.

Profundamente nacionalista en el buen sentido de amante de su patria y profundamente religioso no escapo ni de las contradicciones propias, ni de las polémicas ajenas. Y por supuesto fue victima de persecución política que hasta lo privó de su cargo de maestro rural, condenándolo aun más a la pobreza. En esa condición dejó este mundo pues ni siquiera llego a cobrar una pensión que como tardío reconocimiento le otorgó el gobierno provincial. Pero nos legó unas letras inolvidables que en el fondo y en privado nos hacen sonrojar a nosotros, todos los buenos actores que seguimos fingiendo para sobrevivir acá.

ALGUN DATO BIBLIOGRAFICO

Su nombre autentico era Pedro Bonifacio Palacios. Nació en San Justo, Prov. de Buenos Aires el 13/05/1854. Su madre murió y su padre lo abandonó. Pese a ello a los 16 años dirigía una escuelita en Chacabuco y después en Trenque Lauquen El año 1887 lo encuentra en La Plata escribiendo en el diario “Buenos Aires” y posteriormente en 1890 dirigiendo el diario “ El Pueblo”. En 1894 vuelve a Tranque Lauquen a su escuelita de la cual las persecuciones lo dejan cesante en 1896. Falleció en La Plata el 28/02/1917 a los 62 años. Dicha ciudad tiene un museo con su nombre en el que se conservan escritos y dibujos.

LAS POESIAS

Lamentablemente las poesías mas acabadas son demasiado largas para este espacio pero en mi corazón viven aquellas que trasuntan la inquebrantable fuerza de esta alma.

1. LOS SIETE SONETOS MEDICINALES

Ahí van los cuatro que tenia bajo el vidrio y que son capaces de mover montañas. Solo quien se haya sentido malherido, acorralado y sin fuerza alguna sabe que esta hablando Almafuerte cuando obliga a juntar los pedazos y a ponerse en marcha.
Avanti: La esperanza no se pierde ni cinco segundos antes de la muerte
Piu Avanti: La lucha no se abandona ni decapitado
Molto Piu Avanti: El otro importa pero cuando de sobrevivir se trata hay que ocuparse de uno.
Moltissimo Piu Avanti: El hombre es más que un león porque nunca deja de ansiar la libertad.

¡Avanti!

Si te postran diez veces, te levantas
otras diez, otras cien, otras quinientas:
no han de ser tus caídas tan violentas
ni tampoco, por ley, han de ser tantas.

Con el hambre genial con que las plantas
asimilan el humus avarientas,
deglutiendo el rencor de las afrentas
se formaron los santos y las santas.

Obcecación casi asnal, para ser fuerte,
nada más necesita la criatura,
y en cualquier infeliz se me figura
que se mellan los garfios de la suerte…

¡Todos los incurables tienen cura
cinco segundos antes de su muerte!

¡Piu Avanti!


No te des por vencido, ni aun vencido,
no te sientas esclavo, ni aun esclavo;
trémulo de pavor, piénsate bravo,
y arremete feroz, ya mal herido.

Ten el tesón del clavo enmohecido
que ya viejo y ruin, vuelve a ser clavo;
no la cobarde estupidez del pavo
que amaina su plumaje al primer ruido.

Procede como Dios que nunca llora;
o como Lucifer, que nunca reza;
o como el robledal, cuya grandeza
necesita del agua y no la implora…

Que muerda y vocifere vengadora,
ya rodando en el polvo, tu cabeza!

¡Molto piu Avanti!


Los que vierten sus lágrimas amantes
sobre las penas que no son sus penas;
los que olvidan el son de sus cadenas
para limar las de los otros antes;

Los que van por el mundo delirantes
repartiendo su amor a manos llenas,
caen, bajo el peso de sus obras buenas,
sucios, enfermos, trágicos,… ¡sobrantes!

¡Ah! ¡Nunca quieras remediar entuertos!
¡nunca sigas impulsos compasivos!
¡ten los garfios del Odio siempre activos
los ojos del juez siempre despiertos!

¡Y al echarte en la caja de los muertos,
menosprecia los llantos de los vivos!

¡Moltíssimo piu Avanti ancora!


Si en vez de las estúpidas panteras
y los férreos estúpidos leones,
encerrasen dos flacos mocetones
en esa frágil cárcel de las fieras,

No habrían de yacer noches enteras
en el blando pajar de sus colchones,
sin esperanzas ya, sin reacciones
lo mismo que dos plácidos horteras;

Cual Napoleones pensativos, graves,
no como el tigre sanguinario y maula,
escrutarían cada palmo de su jaula,
buscando las rendijas, no las llaves…

¡Seas el que tú seas, ya lo sabes:
a escrutar las rendijas de tu jaula!

2.INTIMA

La sinceridad brutal y el amor humano no se llevan demasiado bien. No le fue muy bien en el amor y su poesía lo refleja. En general son de amores trágicos y no correspondidos. Pero eso no significa que no amase. Como en todo lo hacia con pasión y reclamando la misma sinceridad no la encontró en la mujer, si en los niños a quienes se dedicó.

Intima

Ayer te vi… No estabas bajo el techo
de tu tranquilo hogar
ni doblando la frente arrodillada
delante del altar,
ni reclinando la gentil cabeza
sobre el augusto pecho maternal.

Te vi…si ayer no te siguió mi sombra
en el aire, en el sol,
es que la maldición de los amantes
no la recibe Dios,
o acaso el que me roba tus caricias
tiene en el cielo más poder que yo!

Otros te digan palma del desierto,
otros te llamen flor de la montaña,
otros quemen incienso a tu hermosura,
yo te diré mi amada.

Ellos buscan un pago a sus vigilias,
ellos compran tu amor con sus palabras;
ellos son elocuentes porque esperan,
¡y yo no espero nada!

Yo sé que la mujer es vanidosa,
yo sé que la lisonja la desarma,
y sé que un hombre esclavo de rodillas
más que todos alcanza…

Otros te digan palma del desierto,
otros compren tu amor con sus palabras,
yo seré más audaz pero más noble:
¡yo te diré mi amada!

3. LA PATRIA

Tambien la quiso con pasion. Y como la describio en este poema. Argentina es un milagro si la sabemos mirar. Desde su origen hasta su pujanza actual, confirma con su historia que es en verdad Tierra de Promision, pese a todos los esfuerzos denodados de su incesante desfile de mediocres dirigentes por desviarla de su destino de grandeza. Almafuerte desdeñaba a los dirigentes y contemplaba sin dudas el milagro.

A la Libertad

Como del fondo mismo de los cielos
el sol eterno rutilante se alza,
como el seno turgente de una virgen
al fuego de la vida se dilata:
Así radiosa,
y así gallarda
se levantó del mar donde yacía
la exuberante tierra americana.

Como prende su túnica de raso
con su joya mejor, la soberana,
como entre todas las estrellas reina
el lucero magnífico del alba;
Así pulida,
y así gallarda
sobre todos los pueblos de su estirpe,
resplandor y joyel, ¡surge mi patria!

Como buscan la luz y el aire libre
las macilentas hierbas subterráneas,
como ruedan tenaces y tranquilas
al anchuroso piélago, las aguas;
Así sedienta,
y así porfiada,
la triste humanidad se precipita
al pie de la bandera azul y blanca.

¡Allí van congregándose a la sombra,
para formar después una montaña!
¡Allí van adhiriéndose en el tiempo
partícula a partícula las razas!
Allí se funde,
y allí se amasa
el hombre, tal como surgió en la mente
del autor de los orbes y las almas.
Que así pulida,
y así gallarda
sobre todos los pueblos de su estirpe,
resplandor y joyel, ¡surgió mi patria!

Anuncios
Published in: on julio 1, 2007 at 2:55 am  Comments (5)  

The URI to TrackBack this entry is: https://sociedadpoetica.wordpress.com/2007/07/01/almafuerte/trackback/

RSS feed for comments on this post.

5 comentariosDeja un comentario

  1. Sin duda el poeta ALMAFUERTE, seudónimo de hombre decidido y con convicciones férreas, es uno de mis preferidos. Quien alguna vez no se cayó anímicamente y renobró sus bríos con “No te des por vencido, ni aun vencido, no te sientas esclavo, ni aun esclavo”.
    Si hasta el mismo Balbín, famoso político del Partido Radical, clamaba en 1976 para no perder la democracia en la República Argentina:
    “¡Todos los incurables tienen cura
    cinco segundos antes de su muerte!”

  2. Uno de los mejores poetas, para mi, en nuestro idioma. Creo que a los que nos gusta la poesia nos mueve un particular sentimiento a la hora de elegir que libro de nuestra mesita de luz va a abririse en nuestras manos. Personalmente: Palacios en epocas de alma herida, de descontento… Nervo y sus poemas mas espirituales para conservar y cultivar el temple…y Ruben Dario para esas noches de sueños, donde se respira aire de ambio, de algo bueno por venir…asi es mi gusto personal.
    Saludos.

  3. he notado varios errores en las copias del poema que circulan por ahí: aquí los señalo corregidos :Obcecación casi asnal, para ser fuerte, no obsesión; Escrutarían cada palmo de su jaula, no escrutarían palmo a palmo su aula; Que abandone sus armas el idiota!, no ilota,no tiene nada que ver con los esclavos espartanos…


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: