POESÍA OTOÑAL


POESÍA OTOÑAL

Tras el verano ausente, llegó el otoño, agitado, lluvioso y  ventoso, pero más frío que lo habitual. Y el poeta transitó el desierto, en un día a día doliente y difícil, en una noche a noche gélida y angustiante. Solo Dios sabe el esfuerzo que hizo para concentrarse en su inevitable labor, para ser coherente, para responder al compromiso asumido. Lo vivió todo tras un gris, con una distancia que le dio más de una vez la sensación de que todo lo bueno que sucedía le sucedía a otro, no a él que seguía sumido en la tristeza. Con cada hoja, su alma cayó, así como las ramas se desnudaron sus versos y por vez primera la belleza del otoño no lo conmovió más que para atisbar en ella su carácter de antesala del crudo invierno que golpea a la puerta. Comprobó a disgusto que los ojos del desamor ven distinto, aun los sitios más amados.

 

LECCIÓN

“En el pecado está el castigo”,
resonaron voces graves, frías,
“¡aléjate de ella de mi amigo!,
te está perdiendo, lo sabías”.

“¿Cómo dejarla amándola así?,
si ella es la luz de mis días,
si jamás me quisieron así,
¡imposible!, dejarla no me pidas”.

Fue allí que el desgarro comenzó,
el infierno entornó su dura puerta,
mi alma en la duda abrevó,
fue y vino amando casi muerta.

Abrumada siempre de culpa mortal,
extraviado insomnio de confusión,
tras mucho dolor reveló al final,
que en pecado estaba la lección.

El amor repartido no es amor,
sabrá el corazón poder elegir,
y lo hará desgarrado de dolor,
con quien desea vivir hasta morir.

Buenos Aires, 20 de marzo de 2017

AMBIVALENTE

Así como el otoño,
se reviste de belleza,
mas vuelve cada retoño,
en rama que se despieza.

Y parece tan vibrante,
cuando es fúnebre marcha,
apenas es un instante,
que cubrirá la escarcha.

¿Será tu mejor momento,
el anterior al postrero?
¿Deberá ser testamento,
tu fugaz brillo primero?

Quizás sea el comienzo,
de un paisaje sin prisa,
cuando debajo del lienzo,
esboces una sonrisa.

Buenos Aires, 21 de marzo de 2017

EQUILIBRIO

Y un día la soledad me pesó,
el silencio dejó de ser inspirador,
hasta la cama ancha se agrandó,
y el comer solo fue agotador.

Pudieron ser los años traidores,
quizás ciertos achaques repentinos,
algunos olvidos aterradores,
cierta mayor adicción a los vinos.

Unos molestos vicios insistentes,
remoloneo diario en la cama,
un sesteo largo y resistente,
una creciente y cruda desgana.

Ese autismo que todo ignora,
indiferencia que todo soporta,
el callar ceñudo a toda hora,
y todo encuentro que se aborta.

El domingo entre cuatro paredes,
el temer la noche por peligrosa,
evitar a los amigos adrede,
omitir toda fiesta insidiosa.

Cocinar insultando al destino,
y barrer maldiciendo a la vida,
comprar poco, gastar con desatino,
luce la casa vetusta, vencida.

Vestirse siempre igual y de viejo,
con calzados que eluden el brillo,
y salir sin mirarse al espejo,
por trapos que ignoran el cepillo.

La melena que al peine extraña,
y una barba que clama barbero,
barata colonia si no se baña,
volver presuroso al agujero.

Esa demora en llegar al lecho,
por evitar compañía de hielo,
y cruzar las manos sobre el pecho,
por simular un abrazo del cielo.

Si no alcanza el sostén perruno,
si todos los libros pierden la magia,
si el deseo es ver a ninguno,
si el timbre horas grises presagia,

si familia es un grupo de gente,
si amigos un grupo de abuso,
si algunos ya me piensan demente,
si a todos de algo yo acuso.

Concluiré que estoy en la trampa,
que elegida soledad tendiera,
y deberé destruir cada grampa,
de telaraña que ella tejiera.

Mas sin caer en error repetido,
tan habitual en la gente corriente,
que por temor a perder el sentido,
se junta con el primer pretendiente.

Que si continua no hay una buena,
es mejor de a ratos compañía,
saber vencer el canto de sirena,
que busca atrapar todos tus días

Pues aun conservo mi mejor sueño,
que con faldas exista en la senda,
la solitaria poeta sin dueño,
que las cadenas no compre ni venda.

Buenos Aires, 4 de mayo de 2017

SOLITARIA

Tu ausencia en otoño duele más,
y el frío hiere más en solitario,
sueño corto, noche larga quizás,
que hace de las penas inventario.

La explosión de triste belleza,
que en copos de ocre me envuelve,
cual árbol desnuda mi pobreza,
ante el crudo invierno que vuelve

Gélidos meses de oscuro sino,
de una vida que pierde sentido,
por vagar en los días sin camino.

Un sol de hielo que se esconde,
y esta maldita lluvia que moja,
mi amor al que ninguno responde

Buenos Aires, 21 de mayo de 2017

LUZ

Cuando el día más largo y oscuro,
bajo un cielo negro amenazante,
preámbulo de un temporal seguro,
me envuelve en su hastío pesante.

Y cuento las horas que aún me restan,
para ver finalizada mi jornada,
y siento las angustias que se aprestan,
para atenazar mi vida cercada.

Surge entre las nubes inesperado,
un claro rayo de sol que me bendice,
restaurando mi corazón aliviado.

Inequívoco, cierto, apresurado,
llega a mi y en su silencio dice,
que sin quererlo yo en tí he pensado.

Buenos Aires, 23 de mayo de 2017

LA DANZA

¡Danza!
Que tus pies descalzos vuelen,
que tus manos el aire dibujen,
que tus brazos círculos tracen.

¡Danza fuera de mi!
Que me pierda en tu figura,
que me enamore tu salto,
que se lleven mis ojos tu cintura.

¡Danza libre para todos!
Que todos a mi reina admiren
que el mundo muera de aplauso,
que mi gloria los dioses envidien.

¡Más no dances en mi mente!
Que no quiero perderte pensando,
que no quiero pensarte amando,
que no puedo amarte celando.

¡Más no dances en mi sueño!
Que la noche deviene locura,
que en el sueño no puedo besarte,
que el sueño siempre poco dura.

Y si danzas en mi espíritu,
al que solo tú perteneces,
sabrás de ese baile eterno,
que solo el Amor merece.

San Clemente del Tuyú, 28 de mayo de 2017

HUIDA

Podrá parecer gigante,
podrá parecer helada,
podrá parecer distante,
en su altura escarpada.

Mas tras disfraz artero,
falso, frío, conveniente,
en el deshielo primero,
volverá mi alma ardiente.

Que por tu amor resiste,
de la distancia el dolor,
y que terca aún insiste,
en derrotar a tu pudor.

Pues descree de tu huida,
en miedo solo sustentada,
al saberte ya vencida,
y al amor entregada.

San Clemente del Tuyú, 28 de mayo de 2017

SIN TI

Ni una esquina es la misma,
no hay rincón que parezca igual,
porque toda calle me abisma,
en doliente tristeza sin final.

Donde ayer veía simpleza,
soporto apenas vulgaridad,
la que ayer fue llana franqueza,
es hoy bárbara marginalidad.

Y esa bendita extensa playa,
formada en su vaivén por el mar,
desierto en el que no se halla,
mi trémulo incierto caminar.

Ya no me saludan las estrellas,
el paso del sol simulo no ver,
las lunas ayer todas tan bellas,
silentes intrusas pretenden ser.

Sin embargo nada ha cambiado,
son solo mis ojos que otros son,
tras velo de dolor han mirado,
sin causar eco en mi corazón.

Frío de alma insoportable,
este terco insomnio tan feroz,
concierto de talantes mudables,
vacío verso de cantor sin voz.

Esta vez alivio será el partir,
pues nada dejo ni he de llevar,
volver será tan solo un decir,
el sitio uno más a olvidar.

Eras tú quien le daba sentido,
lo hacías lucir de esplendor,
venía yo sin saber traído,
por tu único sincero amor.

San Clemente del Tuyú, 2 de junio de 2017

 

 

 

Anuncios
Published in: on junio 8, 2017 at 1:44 am  Dejar un comentario  

The URI to TrackBack this entry is: https://sociedadpoetica.wordpress.com/2017/06/08/poesia-otonal/trackback/

RSS feed for comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: