PABLO CARBALLO, EL PILOTO DE DIOS


DSC07896

PABLO CARBALLO, EL PILOTO DE DIOS

Una semblanza en vuelo rasante de un héroe argentino

Aquella noche en el hotel Teruel de Valle Hermoso dormí mal y poco, mi mente no cesaba de hacerme preguntas sin respuestas acerca de un encuentro anhelado durante más de tres décadas. Debía salir temprano – cosa que detesto- y manejar unos cuantos kilómetros por caminos sinuosos para verme por fin cara a cara con uno de los hombres que más ha marcado mi vida, con tan solo un breve encuentro en la Feria del Libro de 1983. El Comodoro Pablo Marcos Carballo me esperaba nada menos que en la Escuela de Aviación Militar para una charla, entrevista, solo Dios sabría que nombre ponerle. Justamente Dios y los Halcones fue el primer libro escrito sobre el conflicto de Malvinas, estuvo listo el 1 de septiembre de 1982 y Pablo fue el primer veterano a quien pude entregar en aquella Feria mi poesía A VOS, la cual en un nuevo giro de la historia me llevaba esta vez a la cuna de la aviación militar argentina. Su cálida dedicatoria de entonces, sus libros, muy especialmente Un vuelo al corazón, prologado por un monje trapense a quien conozco, su carta de entonces, su actitud con mi poesía que compartiese con sus colegas de la brigada aérea de San Luis, me hablaron siempre de un ser especial en cuyo espejo intenté mirarme, tan solo para ser un poco mejor cada día.

Nos encontramos “de casualidad” este año en la Feria del Libro y “de casualidad” esa noche cenó en la casa de la hija de una querida amiga mía. Compartimos algunos escritos y mails, lloré con su libro Los Halcones no se lloran y me conmoví profundamente con el libro de su esposa Mirta y su viaje de encuentro con ella misma. Todo sirvió para conducirme a Córdoba y ahi estaba, a pocas horas de verlo.

Por supuesto yo hubiera deseado un encuentro en otro ámbito, a solas ( lo vi en compañía de un joven piloto) y llevar una serie de preguntas precisas. Era tanto de lo que quería hablar con él y todo parecía poco propicio para hacerlo. Dios sabe más – como siempre – y Pablo es distinto a todo.

En apenas 117 minutos, le robé 27 más de los que podía dedicarme, no solo me contó toda la historia de la Fuerza Aérea Argentina, sino que respondió todas mis preguntas, hablamos de los temas que a mi más me interesaban, como la espiritualidad y la religiosidad, se dio el lujo de hacerme trepar a un Tucano, habló de cada uno de sus camaradas caídos, me paseó por toda la escuela, relató su historia familiar y literaria y hasta se reservó un espacio para dedicarme un libro, emocionarse con una marcha y admirar a su esposa y su obra. Cuando me dejó en la guardia, yo estaba tan conmovido y mareado como si hubiese viajado en un vuelo de bautismo en A4, tanto que a los pocos kilómetros de mi viaje de regreso tuve que hacer una pausa para reponerme. Ayer nomás, desgrabando el encuentro no podía creer todo lo que Pablo me había dado en ese breve lapso.

A la hora convenida estaba yo, con mi hijo fascinado grabador en mano y una bolsa con cinco libros ( dos suyos, dos míos y el de Mirta), en la vereda del Casino de Oficiales esperándolo mientras observaba a los cadetes evolucionar en la plaza de armas, fusil al hombro y Patria en el corazón.

Y llegó Pablo a paso rápido, con su pelo cano, sus ojos de mirada límpida, su leve renquera de aquél accidente ciclístico barilochense que casi frustra su sueño y nos deja sin héroe. Nos dimos un cálido abrazo que habla del honor que me prodiga al sentirme su amigo y………despegamos.

Es sin dudas un hombre multifacético, por eso en lugar de hacer un relato cronológico de nuestro vuelo, intentaremos describir nuestra apreciación de cada una de sus ricas caras.

1.EL MILITAR

“Tengo 50 años de vida militar, llegué a la Escuela con 19 años, de modo que un cuarto de la vida reglamentaria del país, los he vivido en ese estado y a decir verdad fueron 50 años en los que pasó de todo”

Pertenece a la promoción 37(un número que lo persigue), nacido en Capital Federal el 11 de diciembre de 1947 – el mismo día que Gardel, hincha de Racing como él- se mudó a los 2 años a Bariloche, para llegar 17 años después a este nido de cóndores cercano a Córdoba capital, el cual aun lo cobija y al que ama como a un verdadero hogar. Emocionado nos lee una frase que obra en un muro “ Has estado aquí antes de entrar y cuando egreses no sabrás que te quedas” La Fuerza Aérea se inicia en 1925 pero recién en 1945 logra su independencia pese a que ya en 1927 existía la Fábrica Militar de Aviones que era un lujo pionero mundial.

“Cuando era cadete vino a darnos una charla un oficial de inteligencia que nos dijo que Sudamérica iba a ser invadida por miles de guerrilleros, por supuesto no le creí” Todos los avatares de las tragedias argentinas viven en su alma, pero ambos creemos que son los dolores los que dejan las mejores lecciones y nos conducen a una fuerza propia que hasta allí desconocíamos.

Su padre fue uno de los precursores de la Fuerza Aérea y con orgullo inmenso nos muestra su foto de 1943, la antigua plaza de armas donde formaba y nos relata su frustración por no haber podido ser piloto, perteneciendo empero al escalafón general de la fuerza, como navegador, en aquella época en que la instrucción se daba en viejos biplanos Focke Wulf alemanes de la primera guerra mundial. Con el mismo orgullo nos muestra en el museo donde están todas las promociones, a su hijo, actualmente en la Escuela de Guerra. Tres generaciones de Carballo pasaron por la escuela y son los únicos con dicho apellido. Y con sumo amor evoca a su madre, maestra que no ejercía, ama de casa diligente, hoy ya grande y de quien también se hace tiempo para ocuparse.

2, EL PILOTO

“En ese avión volé 1200 horas, en el Morane-Saulnier de allá, volé 1100 y en el de más allá no volé nada porque no soy tan viejo como para ello” nos cuenta a su paso por la plaza donde los caballos de batalla, víctimas indefensas de los errores de aprendizaje de los cadetes, muestran sus siluetas.

Voló Mirage, fue a la guerra en A 4 y Dios lo dejó volver para instruir a generaciones enteras de pilotos, no solo en el arte de volar sino en aquél que es mucho más trascendente, el de vivir. Le gusta dar charlas al costado de la pista para que el ruido intenso de turbinas y el también intenso olor a JP1 forme aún más que sus palabras.

Relata conmovido un cruce entre su vida de lector y de piloto. Había leído como un paracaidista enredado en el avión al saltar había sido salvado por otro avión que voló por debajo y lo rescató en el aire. Intentó hacer lo mismo en una emergencia en la escuela, inspirado en el relato, pero no llegó a despegar pues le informaron que el desafortunado paracaidista ya había fallecido degollado por sus propias cuerdas.

Su extrema sencillez confunde, todo su ser posee esa hermosa acogida cristiana que uno realmente se olvida con quien está hablando. Tiene ese fantástico poder de hacer sentir a quien llega a él, tan bien, tan a gusto, que uno auténticamente al rato cree estar departiendo con un amigo de toda la vida.

Un grupo de paracaidistas de ejército, que adornaron el cielo cordobés con su salto mientras arribaba, me recuerdan la dimensión del héroe que camina a mi lado. El sargento a cargo llega corriendo para solicitarle una foto con su grupo, pedido al que accede de buena gana.

Nos conduce a un lugar muy especial, histórico. Es donde se bautiza a los pilotos cuando vuelan solos por primera vez, quizás el momento más importante de su vida, donde al pie de una estatua de una mamá cóndor que aparece empujando a sus polluelos a su primer vuelo, rodilla en tierra reciben de manos de su instructor el brochazo de champagne, el pañuelo y su escudo. Ahí soy yo quien pide una foto con él, mi propio vuelo vital también tiene su instructor.

3.EL HOMBRE DE FE

“Allá pueden ver el edificio más importante de toda la Escuela: la Capilla. En ella el Santísimo está siempre en exposición, de modo que todos los días cuando llego bien temprano, paso por ahí, saludo al jefe y comienzo mi jornada”

Es sin duda un hombre de Dios, mis muchos años de retiros espirituales, mis visitas a múltiples monasterios, mis variados grupos de oración me permiten identificarlo enseguida. Su emoción a flor de piel, su compromiso firme y permanente en buscar el bien del otro, su calidez y hospitalidad, su humildad palpable y sobre todo su inmenso entusiasmo casi juvenil lo delatan. Entusiasmo significa “lleno de Dios” y Pablo lo está y sabe contagiarlo. Pletórico de energía, lleno de sueños, atiborrado de proyectos y todos ellos absolutamente desinteresados solo son signos que nos revelan la presencia del “jefe” en su alma. El reconocerlo me conmueve y hacia el final de la entrevista casi no puedo mirarlo a los ojos sin que los míos se inunden.

“Esa es la diferencia entre ser inteligente y ser sabio. El sabio es el que sabe, que tiene sabiduría y la primera sabiduría es saber que Dios existe, la más importante, la primordial” Estoy ante un testigo, quizás hayan sido aquellos interminables minutos enfrentando el fuego enemigo en cada ataque, esperando el sacudón final que nunca se produjo, los que hayan podido revelarle con absoluta claridad la presencia divina, esa que una vez conocida es imposible de abandonar.

Un vuelo al corazón es un libro de historias propias y ajenas que hacen palpable la realidad espiritual, la existencia más allá de lo visible a través de signos y hechos inexplicables por los sentidos y la razón, que una vez rendidos, son quienes dan lugar a la FE. Soy feliz poseedor de uno de los 100 ejemplares que se hicieron como prueba, el cual me dedica y que se vendieron en 2 días, la primera edición es de este año y contiene muchas más historias. Pablo fue sorprendido por la avidez que existe en el público acerca de la espiritualidad. Le recuerdo una de ellas, sobre un señor que debía viajar a Bariloche en el fatídico vuelo de Austral y que habiendo perdido el avión, apurado por llegar a su aniversario de bodas, choca con su auto en la ruta falleciendo. Y él me aporta otra, la del accidente del avión Guaraní, en el que fallecieran muchas autoridades. Un alférez, compañero de su promoción pidió viajar en ese vuelo también fatal para lo cual hizo descender a un pasajero, el mismo que en la semana siguiente falleciera al chocar su moto contra un burro en la ruta a Carlos Paz.

“Lo espiritual es una realidad, si uno lo niega no tiene respuestas frente a tantas cosas inexplicables, por ejemplo el cuerpo incorrupto de Juan XXIII o el corazón intacto de Santa Teresa de Ávila que vi con mis propios ojos” No puedo más que asentir.

Como si faltase alguna prueba más de su firme fe, la mayoría de las poesías que acompañan cada capítulo de su último libro hablan de Dios, siendo particularmente conmovedora la denominada “Huerfanitas de Malvinas” (pag 48) que trata de una niña pidiéndole una respuesta a Dios por la muerte de su padre en combate, la cual concluye con esta estrofa, la respuesta que llegó:

55 quedaron en esas aguas heladas,

55 las cuentas del Rosario, nacaradas:

Si te pones a contar, una cuenta por cada alma,

No es una casualidad…. pues todo tiene su causa…..”

Fdo. CRUZ que era su nombre de guerra, el pintado en el casco.

4.EL HISTORIADOR

La escuela tiene dos museos, uno sobre hechos históricos de la fuerza y el otro integralmente de Malvinas. Nos muestra una foto de 1937 con los primeros hangares, la única pista y el arco sobre las dos torres de entrada. Afuera nos detuvimos ante la escultura de la Patria Alada y al ingreso nos relata como mientras se pensaba la Fuerza Aérea, la misma escultura de Ícaro que estamos viendo inspiró a sus precursores. Pasamos por la réplica del sable sanmartiniano y nos detenemos conmovidos ante el precario abrigo utilizado por Luis Candelaria en 1918 para realizar el primer cruce aéreo de la cordillera de Los Andes. Desde aquél entonces pilotaje y literatura parecen formar un fructífero maridaje ya que Candelaria, nos dice Pablo, era también un inspirado escritor que ha dejado bellas obras tales como “Mi ingenuidad Cristiana” y “Rebeldía Cívica” . Ello nos llevó al recuerdo de Benjamín Matienzo, muerto de frío en la cordillera un tanto más al norte, un año después. Llegamos tras ello a la historia de los Pulqui I y II. “ Era uno de los tres mejores aviones del mundo y fabricados aquí, para darte una idea imagínate un F 22 que hoy se fabricase en nuestro país” Casi un símbolo del triste retroceso sufrido

Y finalizamos la recorrida del museo con el homenaje a las víctimas del TC 48, el avión DC 4 caído en el mar con 9 oficiales y 59 cadetes de la escuela en el año 1965, accidente de mucha polémica según Pablo por las siempre vigentes necesidades periodísticas de vender ejemplares con misterios falsos.

5.EL VETERANO

Es sobrecogedor ingresar al rincón del museo donde obran los cuadros de cada uno de los oficiales caídos en el conflicto de Malvinas, realizados por el Capitán Ezequiel Martinez. Existen cuadros de los suboficiales en la escuela de suboficiales y de los soldados en el casino de soldados. Cada caído aparece retratado fidedignamente con la ropa que usaba en el momento de su muerte y el avión en que ella se produjo. Pablo, con un inmenso amor nos habla de cada uno, nos cuenta cuan exacta es cada reproducción y tiene para ellos un particular recuerdo.

“Al 95% de quienes aquí están viendo, los conocí personalmente porque estuve destinado en algún punto o fuimos compañeros o hasta instructor de vuelo” Se suceden nombres y anécdotas.

“De Bolzán, Volponi y Arrarás fui instructor, García Cuerva estaba en tercero cuando yo estaba en primero, Palaver y García estaban en cuarto año. Krause era mi íntimo amigo, misionero, hablaba en guaraní, por eso una vez le pedí que me escribiera en guaraní piropos para mi esposa, lo hizo en una servilleta que años después de la guerra, encontré y pude entregársela a la suya. Valko es al único que ni siquiera conocí. De Vázquez, el caído atacando al Invencible, fui jefe de sección en A4”

Hablamos sobre el derribo por fuego amigo de García Cuerva y me reconoce que fue su culpa al desobedecer la orden de eyectarse para salvar el avión que estaba íntegro, pero con combustible insuficiente para volver. El intento de aterrizaje en Puerto Argentino le fue fatal al confundirlo un artillero de ejército con un avión enemigo, hecho que le costó años poder superar. “Son cosas de la guerra, a mi también me dieron un blanco errado, el ELMA Formosa”

El recuerdo se detiene en Ibarlucea, Gimenez y Casco, tres instructores caídos de le escuela de combate, el último de ellos estrellado en las Islas Sebaldes y recuperado por los ingleses en 1999, siendo sepultado con honores en Darwin.

Me topo con una bandera inglesa capturada el 2 de abril en el Hospital y nos cruzamos con un grupo de cadetes trabajando en una maqueta inmensa de las islas donde irán a estudiar los combates aeronavales sucedidos. En una vitrina me aguarda el rincón del propio Pablo, con su casco, el mismo que me prestara para la foto en la Feria del Libro y dos obras de Ezequiel Martinez, una con su auténtica máscara de combate, extraída de una foto y otro una recreación de su recordado ataque rasante con Rinke a las fragatas Coventry y Broadsword.

Observamos con estupor en una vitrina la cuchillería de los gurkas nepaleses, incomprensibles para Pablo, puestos tan solo por dinero a pelear por sus opresores, así como los hindúes y chinos, bajas que jamás fueron contabilizadas por los invasores como tales. Entonces el piloto que nos acompaña pregunta sobre la veracidad del ataque al Invencible y Pablo nos da algunas de las innumerables pruebas del hecho, además de los testimonios de los dos pilotos que regresaron: Isaac y Ureta.

“a. A la hora del ataque el radar de Malvinas detecta que todos los Harrier se elevan a gran altura, ello demuestra que se habían quedado sin pista y se elevaron para ahorrar combustible

b. De inmediato de Portsmouth sale un barco con dos turbinas a bordo para reemplazar las dañadas

c. En Venezuela, dicho por sus oficiales, existió un pedido oficial para reparar el portaviones, el cual les fue denegado.

d. Fue el portaviones convencional que estuvo más tiempo de toda la historia, en altamar sin entrar a ningún puerto

e. Un español en una conferencia relató que asistió al ingreso del Invencible en Gibraltar y que la reparación en el flanco de ataque era ostensible

f. Está constatado el envío de barcos de reparación hacia el sur

g. Un oficial de la fuerza aérea argentina asistió en Canadá a la proyección de una película del ataque al Invencible

h. El príncipe dijo en una fiesta que estaba en el Invencible armando el cubo mágico cuando fueron atacados por aviones argentinos y ello se publicó en todos los medios ¿miente acaso? A veces son los detalles tontos quienes determinan la veracidad de un hecho, no necesitaba hablar del cubo mágico para decir una mentira. Estoy por escribir un libro acerca de la Biblia donde casos así abundan”

6.EL DOLIENTE

“Arrarás no está ni parecido” ¿Cómo habría de estarlo? pensé yo, ningún cuadro, ni siquiera una foto puede parecerse a alguien a quien uno mira con los ojos del amor. Dios no nos hizo encontrar en un día cualquiera. Ese 8 de junio era un aniversario, de gloria, pero también de dolor. Se cumplían 34 años de la fecha exacta del ataque a la fuerza de desembarco en Bahia Agradable, uno de los mayores éxitos de la Fuerza Aérea, a un alto precio. La segunda oleada de aviones, la escuadrilla Mazo integrada por el citado turquito Arrarás, los tenientes Bolzán y Sánchez y el alférez Vázquez fue diezmada en el ataque por los misiles ingleses, siendo Sánchez el único sobreviviente gracias a una arriesgada maniobra de un KC 130, avión tanque que fue a su encuentro.

Pablo lo quería como a un hijo, en cierto modo lo era. Fue alumno suyo en segundo año y aún recuerda el árbol debajo del cual les daba clase. Pablo le enseño a volar, fue su instructor de vuelo, luego habían ido juntos a volar los A 4 y un día marcharon juntos a la guerra. Esas jugarretas del destino hicieron que estando en el sur, el jefe de escuadrilla de Arrarás debiese volver a Córdoba para reparar un avión. Ahi él alumno le pidió al maestro cambiarse a su escuadrilla porque sin su jefe se sentía como huérfano. “Venir con nosotros es casi abonarse a la partida de defunción porque estamos saliendo mucho” fue la primera respuesta de Pablo, no obstante lo pensó para finalmente negarse a ello. Y Arrarás sin haber hecho el cambio, retenido en su propia escuadrilla cayó en Bahía Agradable. Había sido uno de los participantes del exitoso y costoso ataque ( perdieron la vida 4 pilotos) del 12 de mayo al destructor Glasgow y la fragata Brilliant.

Ese día Pablo se refugió en la música y hasta debió soportar que alguien se lo objetase con hirientes palabras a las que respondió “Señor, hoy especialmente yo debo tocar la guitarra”.

Seguir adelante con el dolor a cuestas, que de cada tanto lo hace llorar en algún acto donde se recuerda a su hijo profesional, es solo para poseedores de una fuerza espiritual poco común. Estamos llamados a sanar nuestras heridas sirviendo, y si logramos hacerlo ahí, en el ámbito donde nos fue infringida, mucho mejor. Es el camino que Pablo marca, uno más.

7. EL ESCRITOR Y POETA

Le sobra ADN para ello y desborda vocación. Descendiente de unos estancieros de la zona de Cerros Colorados, dos de ellos fundidos (“uno mi bisabuelo”) integra una familia de escritores, poetas y músicos. El abuelo de Pablo era escritor, su tío abuelo, perseguido por sus ideas socialistas en la década del 30 es uno de los escritores más importantes de Entre Rios. De nombre Amaro Villanueva ha escrito una Antología del Mate que lleva casi 100 años vendiéndose y es conocido en el exterior. Su hermana, Graciela Carballo es conocida como compositora musical, pero también es poeta y vive muy bien de su talento en Buenos Aires.

“Dos cosas amo con locura desde niño: los aviones y escribir. A mis 17 años, en 1964, terminé mi primer libro con 100 poemas y acabo de publicar un libro reciente en homenaje a él que justamente se llama Poema número 100. En el prólogo de aquél libro decía: Este cuaderno se llama mi refugio porque en él escribo lo que siento sin profesores, celadores ni maestros que me digan cómo debo hacerlo” Sana rebeldía en estado puro, difícil potro habrá sido para sus instructores de la escuela.

“Escribo todo el tiempo, nunca paro, escribo en el baño, en el celular, escribo de todo, tengo poesías que encuentro mucho tiempo después porque las hice en cualquier lado.” Conozco muy bien ese desorden y esa desesperación por estar inspirado justo cuando no hay un papel cerca.

“Tengo entre 20 y 30 libros escribiéndose, 6 publicados, el resto en proceso”.  Parece que la inspiración no respeta reglas de orden, ni siquiera en el ámbito castrense.

Se me ocurre compararlo con Richard Bach. Se me enoja. “Prefiero ser el autor de La excursión a los indios ranqueles (Lucio Mansilla), a Bach lo conocí porque invitado por el presidente De la Rúa volamos juntos a Entre Ríos, era un viejo deseo mío volar con él y Dios me lo concedió, en Un vuelo al corazón hay un capítulo referido a esa historia: Volando con Richard Bach”

En algún momento nuestra poética charla se interrumpe porque trepa, ágil como un gato al ala de un Tucano, “avionazo de entrenamiento” y me invita a subir. En un acto de inconsciencia lo sigo, agarrándome y arrastrándome como puedo aparezco sentado en la carlinga. ¡Vaya cosa el volar! Un tablero incomprensible delante mío, una cúpula que si la bajan me ataca la claustrofobia, un asiento incómodo, un bastón y una argolla debajo del asiento ( por las dudas haya que tirarse al vacío). Y no me puse equipo alguno, ni traje anti exposición, ni casco, ni escafandra. Como si fuera poco difícil elevarse en ese aparato, Pablo fue a la guerra a matar y a que lo maten, por Dios ¡a que te tiren!. Sentado ahí, en ese instante uno tiene una brevísima noción del tamaño de la hazaña de tantos, los que volvieron y los que quedaron. Ayer nomás en un acto un veterano amigo contaba como una persona que fue a Malvinas en octubre no podía imaginarse como habrían soportado dormir en junio a la intemperie. En ese Tucano sentí lo mismo, ni mi imaginación de escritor alcanzó para percibir a Pablo en el A4 rumbo a la fragata.

Retomamos la charla literaria. “Quiero hacer una película, en la cual incluyo más de 20 canciones inéditas, algunas de amigos y otras mías, incluyen una marcha muy bella” Poesía y música van de la mano, no me sorprende.

“Pero Enrique vos sabes que yo como poeta, soy un buen piloto, se muy poco de letras, escribo por intuición” Ahí el que se enoja soy yo. Le digo, ahora hablando con un colega: “Pablo, vos sos un poetazo porque escribís desde la tripa, desde el sentimiento. Tus poesías me han hecho llorar y yo leo cien poesías por semana, estoy harto de leer poesías que no dicen nada, que no se entienden, que no conmueven. Verdad y sentimiento son los únicos requisitos esenciales, si lográs conmover es porque escribís conmovido y eso es lo que vale, el resto si queres se estudia, se aprende, se pule, pero no es esencial, por favor seguí haciendo poesía” Esa fue toda mi lección, el tiempo apremiaba

8.EL SOLIDARIO

“Ni bien volví de la guerra me atormentaba pensando ¿Qué hubiese sido de mi familia si yo no volvía? ¿Cómo se sentirán esas familias? Entonces decidí acompañarlas. Hace 34 años que les escribo a las viudas y si bien al principio fue difícil para todos, luego descubrí que tienen una fuerza especial, que son familias bárbaras, que desde algún lado sus muertos los guían y protegen porque han salido adelante y los hijos son ejemplares”

No solo les escribe, les ha donado a los familiares de los caídos los derechos de autor de sus cuatro libros sobre Malvinas. Pablo no desmalvinizó, Pablo no olvidó, Pablo no se calló nunca, que se entienda bien, NUNCA. Con unos cuantos más como él en cada fuerza, distinto hubiera sido el destino de muchos veteranos.

Hace poco tiempo se contactó conmigo la familia de Hector Ricardo Volponi, piloto de Dagger caído en Bahía Elefante, con ellos pude constatar la veracidad de sus palabras, son un rayo de luz. Quizás la verdad la contenga la última estrofa de la poesía que Pablo le dedicara en su libro al propio Héctor y que se llama La muerte.

Todos vamos a morir, hoy o mañana,

No hay ningún inmortal sin vida santa,

Lo que no es realidad es fantasía,

Solo sirve lo construido mientras cantas”

Y Pablo sabe de construcciones y construye y corre y canta. Lo sigo, casi sin aliento, casi con vergüenza de mirarme, pero lo hago, para saber cuanto me falta.

9.EL ESPOSO ENAMORADO

Venimos caminando rápido, las hélices de un Fokker nos dificultan la charla y los libros me pesan. Pablo se detiene de golpe frente al edificio del Casino de Oficiales al que hemos vuelto y dice

“Ahi, en ese primer piso, al lado de esa columna, donde está la Virgencita, le di el primer beso a mi señora. Nos conocimos el 15 de marzo de 1970 en Carlos Paz y la invité a la fiesta de entrega de uniformes que por ese entonces era en abril. La fiesta fue en el salón que vimos, hermoso, que solían lustrar con dos cadetes de primer año sobre una manta tirada por otros, salimos al balcón y sucedió. Dos meses después, el 15 de mayo nos pusimos de novios por tres años y llevamos hoy 46 años de casados” Es cierto que Pablo tiene una memoria prodigiosa pero este tipo de recuerdo solo habla de un amor que perdura. No solo ama a Mirta, también la admira profundamente.

“Imaginate, sangre italiana, la madre del norte, el padre del sur, es un torbellino, tiene 64 años, juega el tenis, moviliza todo y a todos. Es alguien que sufrió mucho de chica, construyó un muro para defenderse y lo logró al costo de aislarse. Al crecer se intentó buscar, especialmente a la niña que fue, en el camino descubrió a Dios y fue El quien la llevó a descubrirse en su esencia. Ha escrito un libro maravilloso, que he leído varias veces y he llorado con él. Le he dicho que es una verdadera obra de arte porque es una creación personal que llega sin duda a remover el alma de los demás” Asiento fervorosamente, a mi me sucedió otro tanto, máxime porque abreva en Victor Frankl, un sobreviviente del Holocausto que me es tristemente cercano.

Debe ser por ella, por Mirta que se recuerda perfectamente una poesía de su tío abuelo a su propia esposa

Tanto te quiero desde que te quiero,

que el tiempo sucedido sin quererte,

más que en la vida sucedió en la muerte,

querida muerte sucedió primero”

Nueve facetas y me quedo corto, debe tener muchas más. Nos quedamos solos, en un bello rincón del Casino y parece un chico sentado a mi lado. Está emocionado y no puede escribir la dedicatoria que le pido

“Disculpame, la marcha, la escuela, los uniformes, 50 años después aún me emocionan, esto es mi vida” Afuera los cadetes cantan Alas Argentinas, la marcha de la Fuerza Aérea y otra vez asiento en silencio, es claramente su vida, me citó en la escuela porque lo siente su hogar.

Está apurado, de los treinta minutos que disponía para llegar a tiempo a su casa le dejé solo tres, llegará tarde y el reto de Mirta será inevitable. Le dejo mis libros que seguramente leerá y sensible como es y amigo como lo siento, algún comentario vendrá en devolución.

Mientras nos acerca con el auto hasta la entrada, a mi y a mi hijo enmudecido del asombro ante todo lo visto, oído y vivido, tiene tiempo para darme las gracias, decirme que puedo volver cuando quiera y hacerme sentir “su numeral del corazón” – como me escribió en su libro – una vez más.

“Enrique, esta es una operación en equipo, para defender valores, para reconstruir la Patria. Como suelo decir en mis charlas, en este suelo hay argentinos y los que viven acá, hay que trabajar mucho, bien y muy unidos para que aumenten los argentinos y disminuyan los que solamente viven acá”

En este 9 de julio, Bicentenario de la Declaración de la Independencia de nuestra Argentina, no encuentro mejor forma de celebrarlo que escribiendo las palabras que anteceden, en homenaje a un héroe de la Patria, que tiene la inmensa deferencia de honrarme con su amistad. Espero que sirva para que quienes no lo conocen se acerquen a escucharlo porque es de los maestros que necesitamos, de los pocos que pueden mirar de frente a Dios y a todos, sin tapujos, sin dobleces, con las manos limpias y el corazón rebosante de amor ya que han avalado con sus actos y sus vidas los sanos propósitos de que se nutre una Nación.

Enrique Momigliano

Buenos Aires, 9 de julio de 2016

DSC07898 COPIA

 

 

 

 

 

 

Anuncios
Published in: on julio 9, 2016 at 6:46 pm  Comments (7)  

The URI to TrackBack this entry is: https://sociedadpoetica.wordpress.com/2016/07/09/pablo-carballo-el-piloto-de-dios/trackback/

RSS feed for comments on this post.

7 comentariosDeja un comentario

  1. Emocionante, profundo, bello, fui dragoneante clase 60, alistado para ir,al sur , esperando una orden que, por la rendición, nunca llegó..mis respeto , a los caídos, tanto de córdoba y otras brigadas, pero mi gran sentimiento de dolor, para los muchachos de la 3era. Brigada Aérea de RECONQUISTA-SANTA FE, todos caídos en defensa de nuestras queridas Islas. Fuerte abrazo para este caballero y héroe de nuestra Patria.-

  2. Apenas salió compre el primer libro de Dios Y los Halcones del Capitan Carballo que lo lei una y otra vez como esas peliculas clasicas que no te cansas de verlas aunque pronto lo perdi por prestarlo; a los que preste que fueron varios me decian pero si te lo devolvi, pues alguien no lo hizo. Cuando apareció el segundo corri a comprarlo que alcance a leerlo todo pero lo obsequie a una persona de Puerto Rico que se interesó, despues compro otro pensé; nunca mas encontre donde, si alguien me puede informar gracias.

  3. querido pablo, soy waldo ronald torres armas, compañero boliviano de la promocion 37 de la EAM, me es grato saber que te encuentras saludable, he leido todos tus libros y admiro tu disposicion y compromiso con lo que amas, un fuerte abrazo y que tus circunstancias de vida sean siempre venturosas, atte, ronald

  4. La verdad que fue tan grato leer está entrevista. Tuve la dicha de conocerlo personalmente al Comodoro Carballo y de ser su alumna. Es tan real la pasión que transmite y el amor por la Patria que él posee que hace que a uno se le infle el pecho de orgullo. Necesitamos personas como él. Que reciban nuestro patriotismo y pasión, vocación por lo que uno hace. Hacer Patria desde su lugar. Le mando un saludo. De una alondra a un halcón!

  5. emocionante y hermosa la historia así como tuvimos a cabral dios nos dejo con vida a Sr comodoro Carvallo para que nos narre su experiencia de vida ¡Dios quiera¡ también que se lo muestre en todos los colegios y universidades y los chicos vean lo que se puede hacer cuando uno ama a la patria como lo hace el Sr comodoro …si me preguntan que cosas tengo pendiente en la vida ? y si …me gustaria estrecharme en un abrazo con el Sr comodoro carvallo y decirle GRACIAS con to mi corazón un abrazo

  6. Emocionante relato, difícil describir la personalidad del Sr.Comodoro, su nombre ya figura en las páginas de la historia de nuestro país.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: