DE ESCUELAS Y HÉROES


EEP 113 COTE-LAI

EEP 113 COTE-LAI, a partir de hoy CRUCERO ARA GRAL BELGRANO

DE ESCUELAS Y HÉROES

pero el amor es más fuerte”

Tanguito

En apenas unas horas la directora de la escuela EEP 113 de la localidad de Cote-Lai, departamento de Tapenagá, provincia de Chaco encabezará una ceremonia que hace brincar mi corazón de alegría y emoción porque nuevamente distintos caminos seguidos en los últimos años vuelven a confluir. Cote-Lai es una localidad de no más de 1300 habitantes y de difícil acceso, cuya escuela, como tantas otras de los medios rurales, acumula necesidades. Hoy a las 19 horas dicha escuela que cuenta con 94 años izando nuestra bandera ante los niños y haciendo patria donde más se necesita, tomará, por decisión de su cuerpo docente y alumnos, el nombre del glorioso Crucero ARA GENERAL BELGRANO.

Haciendo muy corta una larga y maravillosa historia solo diré que en 1982 escribí una poesía dedicada a todos quienes combatieron en Malvinas de nombre A VOS, que esa poesía silenciada en su tiempo, la fui entregando en mano a cada veterano que conocía, que mi profesión me llevó a dirigir en el año 2000, la Dirección de Rentas de la Ciudad de Buenos Aires, que ahi di con un grupo de veteranos que hoy conforman el CIDEM- AGIP y me honran con su amistad, que ellos subieron A VOS a la red, que dicha poesía fue tomada de la red por Silvia Paglioni pensando que se trataba de un poeta italiano, que por agradecerle gané una amiga-hermana para toda la vida, que un día de 2009 Silvia en un acto de amor desbordante organizó en Bahía Blanca con ayuda de los veteranos de guerra de esa ciudad una colecta en favor de la escuela que nos ocupa, que fue SOLA a llevarlas hasta Cote-Lai no sin antes pedirme una poesía que escribí bajo el nombre de EL PUENTE y que hoy luce en dicha escuela, que Silvia le dio difusión a la escuela en la radio FM de las Américas de Luis Allegrini donde los veteranos Nilo Navas y Hector Bollo ( hermano de Juan Carlos fallecido en el crucero) conducen el programa EL BELGRANO VIVE. Y que de resultas de todo ello, veo como una poesía, un minúsculo gesto de amor en una llaga doliente fue armando sola su camino para contactar gente maravillosa, desbordante de amor por el otro y llegar a ofrecernos a todos los nombrados, sin olvidarme del maestro que recibió a Silvia y fue artífice de este nexo de amor Lucio Julián Arriola, una auténtica fiesta del corazón.

Hoy es un día de duelo, casi la mitad de los caídos en Malvinas, navegaban en el crucero y fueron asesinados por una orden política del más alto nivel británico, con el solo propósito de hacer fracasar las negociaciones de paz. Yacen en el lecho marino de un gélido océano austral 323 patriotas y lo único que jamás haremos es olvidarlos. Por ello es fundamental que una escuela lleve su nombre, para que las distintas generaciones de alumnos que pasarán por sus aulas se pregunten acerca del imponente barco, sus tripulantes y su destino. No solo ello hará al recuerdo permanente sino también duradero en el tiempo, cuando Rosa no sea más su directora, Silvia nos ilumine desde otro lado, Luis no esté mas en su radio y yo no escriba de Malvinas.

Como no puedo llegarme hasta allá, sentí la profunda necesidad de hacerme presente y fue la Vigilia de San Andrés de Giles, ese maravilloso rincón de patria, obra del Centro de Combatientes y de Alberto Puglielli, incansable veterano, su presidente, quien me dijo como hacerlo. Llevada a cabo este año en abierto desafío a la cruel tormenta que se abatió el 1 de abril, me regaló al término de la misa, el tradicional Rosario bendecido que lleva el nombre de un caído en el conflicto. Por vez primera, ya son cinco en las que participo, me tocó uno con el nombre de un marino del Belgrano: el marinero primero JUAN CARLOS REGUERA. Accediendo a la solicitud que acompaña su nombre elevé oraciones por su alma y le dediqué el rezo de mi Rosario personal durante una semana. Siempre obtuve respuesta a la oración y en esta oportunidad la respuesta fue la necesidad de hacer presente a este marinero tucumano en el acto de la EEP 113. Tucumán y Chaco son vecinos y es probable que en Cote-Lai no lo conozcan a Reguera. De algún lado – a los poetas siempre nos soplan- pude saber  que la mejor manera que nuestro héroe llegase a Cote-Lai era que él escribiese una carta a los alumnos contándole de su barco, ese que defendiera hasta perder la vida, por nosotros, que no se olvide.

Es día de duelo, pero mi alma está de festejo, una vez más el amor fue más fuerte. Los dejo con Juan Carlos Reguera, tiene algo muy importante para decir.

Enrique Momigliano

Buenos Aires, 2 de mayo de 2016

belgrano 2 Reguera copia para edición

CARTA DESDE EL LECHO MARINO

Hola querido alumno de Cote-Lai

Te escribo desde el fondo del océano austral, más precisamente desde los 61 grados 32 minutos de longitud oeste y los 55 grados 24 minutos de latitud sur.

Probablemente no me conozcas pero es muy bueno para todos que lo hagas ahora. Mi nombre es Juan Carlos y mucho antes que vos nacieras fui marinero de primera en un barco imponente, el mismo que hoy dará nombre a tu escuela.

Para que te des una idea somera de como era te cuento que tenía 185 metros de largo, 21 metros de ancho y el casco penetraba más de 7 metros en el agua. Tenía 15 cañones que disparaban balas de 15 cm de diámetro, 8 cañones con balas de 12 cm, 28 cañones con balas de 4 cm y 48 cañones con balas de 2 cm, más 8 ametralladoras con balas de 12 cm y dos bases de lanzamiento de misiles Sea Cat. También tenía un hangar, un helicóptero, un bote motor y 72 balsas salvavidas, esas que le permitieron a 770 camaradas míos volver a tierra firme para contar la  historia. Podía llevar hasta 1100 tripulantes, es decir que era casi una ciudad flotante.

Nació en un astillero de EEUU, allá por el año 1938 y fue considerado un barco afortunado. Bajo el nombre de FENIX fue víctima del ataque artero japonés a la base naval norteamericana de Pearl Harbour, en las islas de Hawái, un 7 de diciembre de 1941. Bajo fuego pudo ganar el mar y evitar ser hundido como tantos otros. Participó luego en la batalla del océano Pacífico hasta lograr la rendición japonesa, sin ser afectado por los mortales ataques suicidas de los aviones nipones. En el año 1951 fue adquirido por el gobierno argentino para integrarlo a su armada nacional.

Años después, en 1955, recibió el nombre que orgullosamente llevó por los mares argentinos hasta la guerra de 1982, que aún luce aquí abajo y que hoy engalana tu escuela “Crucero ARA General Belgrano”

Muchos alumnos como tú, tuvieron por años la ocasión de visitarlo en el puerto de Buenos Aires, quedando absolutamente fascinados con su tamaño, su armamento, su poder de fuego y su coraza.

El escudo del navío contiene un ave fénix y la expresión latina EX-CINERE que simboliza a un pájaro mítico, el cual, consumido por el fuego cada 500 años, sabe resurgir de sus propias cenizas. Pero el lema del barco tallado en letras de bronce luce debajo de las ventanas del puente y dice proféticamente “Irse a pique antes de arriar el pabellón” , tal como sucedió. El Belgrano nunca se rindió y nunca cayó en manos del enemigo.

Tú eras todavía una ilusión de tus padres cuando un 2 de abril los argentinos cumplimos un sueño largamente acariciado: recuperamos las Islas Malvinas que son indudablemente nuestras, pero nos han sido arrebatadas por la fuerza en 1833 por Gran Bretaña. Ante el fracaso de las negociaciones diplomáticas otros barcos trasladaron a los soldados y marinos que recuperaron las islas.

Llegado de mi Tucumán natal, con sumo orgullo abordé al imponente crucero el día 16 de abril de 1982 y zarpamos de Bahía Blanca integrando la fuerza de tareas 79 número 3. Fuimos al sur, a la Isla de los Estados y practicamos tiro, luego nos reabastecimos en Ushuaia y navegamos a la zona de guerra el día 24 de abril con 1093 personas a bordo, al comando del capitán, fallecido hace pocos años, Hector Bonzo.

En esa zona el frío es intenso, los vientos son muy fuertes y el mar es siempre bravo. La flota inglesa, poderosa y numerosa, estaba a punto de atacar las Malvinas y nosotros en compañía del buque tanque Rosales y los destructores Piedra Buena y Bouchard formábamos uno de los brazos de la pinza con que se pretendía atacarla, avanzando desde el sur de las islas.

La noche del 1 de mayo fue de trabajo intenso y ansiedad, muchos nervios a bordo y en alerta permanente, sacudiéndonos al ritmo de un temporal que se acercaba. Justo cuando recuperamos la calma, a la tarde del día 2 , ya alejándonos de las islas, a las 16 horas recibimos dos impactos de torpedos MK-8, (tres fueron los disparados por un submarino nuclear inglés de nombre Conqueror que nos seguía), uno de los cuales deshizo la proa del buque y el otro explotó justo en el centro, donde yo estaba, quitándome la vida. El barco se hundió una hora después y 323 argentinos quedamos en el fondo del océano para siempre.

No estamos muertos, nunca lo estaremos , mientras alguien nos recuerde. Tenía unos pocos años más que tú cuando, por servir a la Patria, en el frío y lejano océano austral tuve que dar la ofrenda máxima que se le puede pedir a una persona, mi vida por ella. Pero esa ofrenda la hice también por ti, para que puedas sentirte orgulloso de ser argentino. Para que cantes el himno con ganas y a voz en cuello, para que sepas que Argentina no se amilanó ni siquiera ante una fuerza militar mucho más poderosa y Dios no lo permita, si la Patria te pide a ti la ofrenda máxima, recuerdes que muchos la dieron antes y la des con la alegría de pertenecer a esa categoría que todos admiran y que suelen denominar HEROES.

El Belgrano, como hoy se llama tu escuela, fue condecorado después de la guerra con la distinción del “Honor al valor en combate” y toda su tripulación recibió la condecoración “Al esfuerzo y la abnegación” así como el distintivo “Operaciones en Malvinas”. A nosotros, los 323 que no pudimos volver, el Congreso Nacional nos otorgó la condecoración “La Nación Argentina al muerto en combate”

Empero, nuestra mayor gloria, es tu recuerdo. Es él y nada más, lo que nos libra de la muerte. Saber que somos importantes, que una escuela lleva el nombre de nuestro hogar en alta mar, hace que cumplamos aún más motivados nuestra tarea de centinelas permanentes en los mares del sur, hasta que las Islas Malvinas vuelvan a integrarse a nuestra Nación.

Es importante que estudies acerca de esa guerra que tuvo lugar en 1982, para que formes tu propia opinión, tengas noción del poderoso enemigo que enfrentamos, de lo heroico que fueron nuestros soldados, aviadores y marinos, del sacrificio enorme que implicó el combate, del dolor de nuestros familiares porque no volvimos o lo hicimos en mal estado físico o psíquico.

La posta es tuya, querido alumno, ahora sos vos el que debe luchar, con las armas que te toquen, para recuperar las Islas y para defender nuestro derecho a ellas. Por eso , para recordártelo todos los días que pases en tu escuela, ella llevará el nombre del imponente “Crucero Gral Belgrano”, el barco afortunado, el que nunca se rindió.

Bienvenido a bordo, 323 centinelas te abrazan para defender juntos a la Patria.

Juan Carlos Reguera

Marinero de Primera

ARA Gral. Belgrano

DSC06975

 

Anuncios
Published in: on mayo 2, 2016 at 11:46 am  Dejar un comentario  

The URI to TrackBack this entry is: https://sociedadpoetica.wordpress.com/2016/05/02/de-escuelas-y-heroes/trackback/

RSS feed for comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: