LA HERMANDAD


traduciendo a los veteranos de guerra britanicos en Giles

 

LA HERMANDAD

Una sorprendente Vigilia en San Andrés de Giles

Allí estaban ellos, frente a frente, cara a cara, como hace más de tres décadas en ese rincón de la Argentina que hace todo lo posible para parecerse a las Islas Malvinas, sobre todo en el 2 de abril.

Se miraban serios pero no empuñaban armas, no llevaban colgando cargadores y no se estaban apuntando. Más de 700 veteranos de guerra argentinos en semicírculo, serios y atentos, a eso de las 11 de la noche del pasado 1 de abril, esperaban ansiosos la palabra de dos veteranos de la misma guerra, británicos, que por primera vez se hacían presentes en la Vigilia, con el muy loable fin de inaugurar una placa en el monumento de la plaza Saraví, en honor al Valor del soldado argentino.

No llevaban armas no, tenían sobre si una carga mucho más pesada: sus propios fantasmas, sus recuerdos, el dolor por los amigos perdidos y una fecha que los hermana de por vida.

Si hace treinta cuatro años me hubieran dicho que hoy yo iba a estar aquí, lo hubiese considerado imposible” dijo David, hoy poeta, doctor en educación graduado en Londres, con especialidad en psiquiatría y que atiende veteranos de guerra británicos de todas las múltiples guerras en que su país participó.

Lo miran fijo, nadie entiende una palabra, salvo Guillermo Anaya, helicopterista de ejército en Malvinas, hijo del jefe de la Armada en el conflicto y que fuera por propia decisión al frente de batalla. Pero el intérprete elegido soy yo. Cegado por la luz de las cámaras, no puedo ver a los ojos a los veteranos argentinos, mi hijo que está filmando se estremece, teme alguna reacción fuera de lugar. Nada de ello sucederá , imperará el clima de respeto.

Conteniendo la emoción traduzco lo mejor que puedo, mi primaria de Temperley, el William Shakespeare School que cumplió 90 años, y mis seis años de ICANA, corren prestos en mi auxilio. Soy muy consciente que estoy viviendo un momento histórico, estoy siendo un puente necesario entre hombres que muchos años atrás se tiraron a matar.

A David lo acompaña Lou, un marine más que famoso, fue tapa de Gente en los días de la guerra. El estaba en Malvinas el 2 de abril. Seineldin lo corrió del aeropuerto junto a los cinco hombres que tenía a su cargo y en la batalla de la casa del gobernador casi cae bajo el fuego propio. Lo alcanzó a ver al capitán Giachino herido en la turba malvinera antes de caer prisionero y encabezar la fila con las manos en alto, apuntado por un comando anfibio argentino, en la foto que dio la vuelta al mundo. Volverá a Malvinas con la flota y desembarcará en San Carlos el 21 de mayo, irá del callejón de las bombas a pelear en Darwin y luego le tocará combatir en Monte Harriet las trágicas noches del 11 y 12 de junio. Hoy es doctor en filosofía de colores y está en San Andrés de Giles.

Terminado el conflicto no tuve más enemigos, en cada argentino empecé a ver hijos, padres, tíos, esposos, seres humanos, tal como empecé a ver en mi y mis camaradas de armas, personas, es lo que todos somos” continuó David.

Mientras traducía como podía pensé para mi: brillante, es la pura verdad. Este oficial de comunicaciones que ocupó el puesto muleto de comando como asistente del jefe Thompson del 42 Batallón de Comandos que peleó en los montes Kent y Challenger, me confesó momentos antes que estudió porque se hartó de tratar con infinidad de gente que intentaba contarle a él quien era en verdad. Lo quiso descubrir por si mismo y ahora que tiene un título universitario y trató a tantos veteranos de guerra se admira que aquellos, le piden su opinión y lo escuchan con atención.

Y pensar que apenas horas atrás yo estaba nervioso porque debía leer mi poesía, compuesta ese mismo día, ELLAS EN GUERRA, en el momento del homenaje a la mujer. Frente a lo que estaba haciendo, aquello había sido juego de niños. Aunque, a decir verdad, ya había practicado. Además de sostener una larga e interesante charla en inglés con David, ni bien me acerqué, impulsado por Alberto Puglielli al corrillo que formaba con Guillermo Anaya quien le contaba el tiempo que le había llevado dejar de estar enojado con los soldados ingleses. Un malvinero puntano presente quiso que le firmara un libro de fotos compaginado por Nicolas Kasansew y eligió un grabado que no me agradó, la del artero derribo del avión Hércules sobre el mar. David no tenía nada que ver con la malicia del piloto que ametralló innecesariamente al avión, pero la firmó sin problema alguno. A mi cargo estuvo la requisitoria. También había hecho de intérprete para la entrevista de un medio local y para el programa CONTANDO HISTORIAS de De Cesare, quien muy amablemente los invitó a su museo de Malvinas en Caseros, para que firme la foto de la tapa de Gente.

Igualmente, todo servía de poco, la emoción me arrasaba. Intentaba ser lo más fiel que podía a sus palabras. Ambos vinieron a nuestro país a montar una obra de teatro que se estrenará en el mes de noviembre próximo. En el proyecto están trabajando con tres veteranos de guerra argentinos y de ellos nació la iniciativa de visitar la Vigilia.

A Marcelo -uno de los veteranos argentinos del proyecto, presente en el acto- lo conozco hace tres semanas y después de trabajar con él , me he dado cuenta que no solo tengo un amigo, sino un hermano, un hermano de por vida” continuó David.

Traducite esto sin temblar, si podés, me dije y acometí el esfuerzo ante la mirada atenta y silente de los marcados por Malvinas, prestos a encender las 649 antorchas en recuerdo de sus amigos caídos por acción de los amigos del dicente. David, una hora antes, había sido más explícito conmigo cuando le contaba lo difícil que era para nosotros, que abrazando la causa, no habíamos estado allí, entender, comprender, sentir empatía con aquellos que habían combatido. Fue muy claro. Me dijo: “Si estuviste en una guerra, la guerra se te hace carne en el cuerpo y solo encontrás comprensión y empatía en otro que haya estado en una guerra porque es imposible transmitir acabadamente lo vivido. Eso, tan único y a la vez tan individual, porque a cada quien le llega de forma distinta, es lo que te hermana. Los veteranos de guerra, cualquiera sea la bandera bajo la cual peleamos, somos una verdadera y auténtica hermandad”

No me había sido fácil llegar. Tras el fantástico acto que habíamos tenido el día 29 de marzo en la Dirección de Rentas del gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, organizado por el CIDEM que dirige mi amigo Ariel Ramirez, veterano que combatió en las Islas Georgias a bordo del helicóptero del buque Bahía Paraíso y que tuvo luego la ingrata misión de rescatar las últimas balsas del naufragio del crucero ARA GRAL BELGRANO, esperábamos una masiva concurrencia a San Andrés de Giles. Se había presentado con total éxito el libro de Piky Arguelles, del que formo parte y la emoción nos había hecho vibrar a todos. Pero tal como el veterano Carlos Bordón me confesara, para el 2 de abril, San Andrés de Giles se viste de Malvinas y lo hace completamente .

Se descargó un brutal diluvio y llegamos sobre las 19 horas, prácticamente navegando por la autopista. En efecto a Malvinas, se llega cruzando el mar. Iban ya varios años en que la lluvia cesaba a tiempo pero esta vez amenazaba seriamente con no hacerlo. La plaza Saraví contenía tan solo una ambulancia Land Rover, el gazebo vencido por el viento de Piky y la incólume carpa verde de los comandos de la agrupación Halcones Dorados. El resto era silencio, agua y viento, como Malvinas. Muchos se fueron, se llegó incluso a anunciar que se cancelaba, Piky me mandó mensajes que no leí, para que no fuera. Ya estábamos ahí, había que ver que sucedía.

Y a las 11 de la noche, la lluvia paró. Ello significó que se pudieron encender las antorchas, en el fogón que ardió aún bajo el diluvio y que se pudo llevar a cabo el acto central de descubrimiento de las seis nuevas placas, entre ellas las de los veteranos británicos, cuyo texto también tuve que traducir.

Venimos aquí a reconocer el valor del soldado argentino en combate, solo nosotros podemos dar debida cuenta de ello, porque lo sufrimos en carne propia y sabemos todo lo que costó vencerlos” concluyó David.

Antes me había dicho que él sabía que cuando un soldado iba a la guerra, toda su familia iba a combatir y a sufrir heridas indelebles y a tener que adaptarse para siempre a un miembro que vuelve con serios problemas, si es que logra volver. Todo encajaba, sus palabras, mi poesía y los reconocimientos múltiples a la mujer que tuvieron lugar en esta Vigilia, incluyendo a una psiquiatra muy querida por los veteranos y a una ONG de mujeres que llegó a tener 14000 miembros y que trabaja sin interrupciones desde 1982.

Cantado el Himno a capella con la sabia guía del Gaucho Rivero – debe ser la primera vez que falta Roberto Rimoldi Fraga- se concluyó el acto central y como la lluvia amenazaba con volver, fuimos nuevamente al gimnasio del colegio nacional para los distintos reconocimientos. Exhausto, así me encontró el canal de la televisión local SOMOS y me pidió que al cabo del acto final, les sirviera de intérprete para una nota televisiva. Opuse escasa resistencia y fuimos en la noche cerrada de la plaza a buscar a los marines. La monotonía de las preguntas y respuestas ya por mi conocidas fue quebrada de improviso, cuando un veterano de guerra se acercó corriendo a nosotros e intentó darse a entender por señas para no estropear la grabación. Llevaba en sus manos sendos Rosarios bendecidos en la misa de campaña con los nombres en cada uno de un caído argentino en la guerra. Por sus gestos comprendí que deseaba obsequiárselos a los veteranos británicos.

Fue el cansancio, sin duda que fue él, que me permitió transmitir este deseo sin desmayarme de la emoción. Ellos sintieron el impacto y se quedaron en respetuoso silencio, al periodista se le llenaron los ojos de lágrimas y por un instante no pudo pronunciar palabra. Ahí me di cuenta, que estaba asistiendo al triunfo de la paz, que los caídos son caídos, que los soldados son personas y que la condición humana está tan por encima de todo conflicto, de todo interés, que ella, solo ella, al final de cuentas, siempre termina hermanándonos a todos.

Me despedí y caminé en silencio, con mi hijo profundamente impactado por todo lo vivido en busca de algún lugar abierto para comer algo, tanta traducción nos había dejado hambrientos. Me resonaban en la cabeza las palabras de David frente a alguna incisiva pregunta relativa a quien, si Inglaterra o Argentina tenían razón, en opinión de los veteranos. Fue terminante, quizás la única vez que lo fue.

No me interesa que piensen, digan o hagan los políticos de uno u otro país. Yo fui soldado y cumplí con mi trabajo, me interesa tan solo el bienestar actual de mis hermanos y ellos son todos, los que les tocó estar de un lado y los que nos tocó estar del otro, los veteranos”

Dimos con un bar abierto, dimos en él con Luis Labraña, un ex montonero que ante la mirada atónita de todos en la Vigilia, se dio un abrazo con quien combatiera contra ellos, el Teniente Coronel Emilio Nani, condecorado por el combate de La Tablada y veterano de Malvinas, y juntos reconocieron a los veteranos. Vienen transitando el camino de la concordia política en la cual trabajan con víctimas de la violencia de los años 70 de uno y otro lado. Esa dolorosa grieta interna también tiene gente que está trabajando, en serio, por cerrarla.

En ese mismo bar dimos con nuestro amigo del gobierno porteño Carlos Bordón que cenaba a las 3 de la mañana una pizza en compañía de Bernardo Dobrenic, un tripulante de helicóptero de la Fuerza Aérea que pasó 72 de los 74 días operando en Malvinas. Tenía otra historia, para mí los únicos helicópteros que habían ido a las islas eran los de ejército. Así que mientras daba cuenta de mi sandwich hice oído a mil anécdotas que prometió continuar en algún asado futuro.

A la mesa de al lado nuestro llegaron los veteranos británicos y compartieron una cerveza con Guillermo Anaya y algunos de sus compañeros en Malvinas.

Mi hijo, con los ojos bien abiertos pese a la hora y con los oídos más abiertos aún contemplaba la escena, le resultaba increíble. Mucho más se sorprendió cuando al retirarse los británicos, advertidos de mi presencia, levantaron el pulgar y me dijeron más de una vez “GOOD JOB” (buen trabajo). Se quedan cuatro semanas más en el país, quizás nos veamos de nuevo.

Con mi carga emocional a cuestas, bien consciente de haber sido puente de un momento histórico, despabilado como nunca, subí a la neblinosa autopista para dejar atrás al querido San Andrés de Giles, o a las anheladas Malvinas, porque créanme, cada año, para el 2 de abril, se parecen más.

Quizás el sentido de los 19 fogones gilenses no sea otro que el relatado por Carlos Bordón, entre pizza y sandwich y con muchas lágrimas queriendo rodar por su cara. “Vos sabés que mi hijo, está grandote, más alto que yo, todos los 2 de abril cuando se levanta, viene y me da un abrazo largo y me dice ¡Gracias Papá!. La primera vez me emocionó, las siguientes me gustó, ahora ya lo estoy esperando.”

Enrique Momigliano

Buenos Aires, 7 de abril de 2016

Imposible no recordar aquí a la tregua de Navidad de 1914, la primera en guerra de la primera guerra mundial del siglo pasado. Eran soldados, estaban en trincheras enfrentadas pero por un momento recordaron que eran seres humanos, esa humanidad que al regreso le cuesta a todos recuperar en plenitud.

Anuncios
Published in: on abril 8, 2016 at 2:29 am  Comments (1)  

The URI to TrackBack this entry is: https://sociedadpoetica.wordpress.com/2016/04/08/la-hermandad/trackback/

RSS feed for comments on this post.

One CommentDeja un comentario


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: