MIGAJAS


olivo

 

MIGAJAS

Hoy Domingo de Ramos,

fui testigo de la verdad,

que encierra viejo dicho,

que en Evangelio hallad.

Dormido por la mañana,

y por la tarde ocupado,

sin poder darme maña,

a misa hube faltado.

Quedeme  yo entonces,

sin mi preciado ramo,

que cada año busco,

y por bendición clamo.

Confiado que los perros,

migajas del amo comen,

cuando caen de la mesa,

sagrados textos exponen.

Acerqueme con los míos,

a la eclesial  acera,

y de a una encuentro,

ramas que otro perdiera.

Restábame bendición,

mas pronto pude hallar,

a ese dilema solución,

sin moverme del lugar.

¡Madre! grite a la Virgen,

que cada día yo visito,

¡Si me cuidas año todo,

sea este ramo  bendito!

Enrique Momigliano.

Domingo de Ramos 2014

“La mujer era pagana, natural de la Fenicia siria. Le pedía que expulsase de su hija al demonio. Jesús le respondió:

-Deja que primero se sacien los hijos. No está bien quitar el pan a los hijos para echárselo a los perros.

Ella replicó:

-Señor, también los perros, debajo de la mesa, comen de las migas que dejan caer los niños.

Le dijo:

-Por eso que has dicho, puedes irte, que el demonio ha salido de tu hija.”

Evangelio según San Marcos 7, 26:29

Anuncios
Published in: on abril 14, 2014 at 12:43 am  Dejar un comentario  

The URI to TrackBack this entry is: https://sociedadpoetica.wordpress.com/2014/04/14/migajas/trackback/

RSS feed for comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: