DOMINGO CON EL POETA Y SU MUSA


DSC01976

 

DOMINGO CON EL POETA Y SU MUSA

“Cada vez más” dijo Nelly con total seguridad. Y yo que los miraba a ambos, que era testigo de como se miraban, no tenía ni un ápice de duda. Acababa de verbalizar la felicitación que antes le cursase por escrito a ALEJANDRO OMER ROSALES, por su poesía SI TUS OJOS, que reproduzco más abajo y por la cual obtuviese hace un par de días el primer premio del Torneo de Literatura de adultos mayores del Partido de la Costa, con viaje a Córdoba de regalo.

Decía en mi escrito que además de felicitarlo por sus letras que son siempre frescas, siempre espontáneas, llenas de buen y sano humor, me veía impelido a felicitarlo ( en realidad a felicitarlos a ambos) por haber llegado a los 54 años de matrimonio y seguir enamorado de su musa y compañera de ruta. Fundaba mis dichos en que solo un hombre profundamente enamorado es capaz de escribir la poesía que resultó premiada.

En estos tiempos de cosas raras, de multitudes de divorciados, de legiones de litigantes, de carradas de casados sufrientes, estar sentado a la mesa de una pareja aun visiblemente enamorada, después de una vida nada fácil, con momentos malos que siempre tensan la ya difícil convivencia, con golpes arteros de la vida cuyos efectos se extienden hasta hoy, me conmovía en lo más íntimo, me cuestionaba y por sobre todas las cosas me maravillaba. ¿Milagro? ¿Excepción que confirma la regla?, solo me atreví a decirles que eran una selecta minoría, cuya existencia probaba que el amor si existe y puede vencer y perdurar, pese a todo.

Alcancé a preguntarle a su hija que nos acompañaba como vivía ella el amor de sus padres. Me confesó que se admira que ese amor se desarrolle delante de sus ojos, que le toque justamente a ella verlo, pues por sus experiencias forma parte de la legión mía, los que pensamos que en esta vida, el amor real de pareja es una verdadera rara avis.

La conclusión de la mesa fue que un amor así es una bendición cuando se da y que no hay ni garantías, ni modos o recetas para fabricarlo cuando no se da. Sigue siendo un misterio.

Tengo muy en claro que Alejandro no sería el poeta que es sin Nelly y que Nelly necesita de Alejandro más que del aire para vivir. Sentado por largas horas a su gentil mesa, el amor se palpa, se siente en el aire y me sana, vaya si lo hace. Me permitió por un rato dejar en el piso la mochila de tristeza y descreimiento que llevo encima.

Me confiaron su armonía, me expusieron sus temores y escucharon con paciencia. ¿Qué podía decir de útil yo, que anduve siempre a los tumbos en estas lides? Poco, muy poco, tan solo asegurarles que a un amor así, no hay muerte que se atreva.

Alejandro es un orgullo para San Clemente del Tuyú, una joya reluciente para el Taller literario EL PRINCIPITO de Susana Consolino y para mi….. pues para mi es directamente una fiesta que me considere su amigo. No tiene solo letras que enseñarme, apenas mirándolos como los miré hoy, sé que tengo mucho, pero realmente mucho para aprender.

El domingo tuvo otras delicias, que como la descripta, me llevé  puestas. Unos ravioles bien caseros que me hicieron recordar a los que hacía mi madre, un oporto que siguió al vino, un budín de pan con pasas y crema y el amor incondicional de los tres callejeritos que con diversos grados de permiso, han adoptado. No solo de poesía vivimos los poetas.

Enrique Momigliano

San Clemente del Tuyú, 22 de septiembre de 2013

 

SI TUS OJOS …..

Si tus ojos me dijeran que ya no es mío tu amor.

Si ya no viera ese brillo, espejo del corazón.

Si tus manos no buscaran entre las mías estar

y ya no me acariciaran, y no me abrazaran más.

Si tu cabeza no hicieras en mi pecho reclinar,

buscando : tú, mis latidos; yo, tus cabellos besar.

Si tu cuerpo no quisieras ya contra el mío estrechar,

cual si buscáramos ambos tan sólo uno formar.

Si ya tus labios los míos no más desearan besar

ni quisieran, dulcemente, irse a mis ojos posar.

Cuando ese día llegara …..¡Qué tristeza sin igual,

embargaría mi alma ante el más terrible mal !.

Pues para él no existe cura, no hay antídoto eficaz.

Conduce a muerte segura. Lenta, muy lenta, fatal.

Porque así, muy lentamente irá el frágil corazón

acallando sus latidos, muerta su única ilusión.

Hasta que un día, agotado, dejará al fin de latir.

Y así, de amor saturado, de amor, habré de morir.

Alejandro Omer Rosales

San Clemente del Tuyú.

Primer Premio Torneo de Literatura adultos mayores Partido de la Costa

DSC01978

Anuncios
Published in: Sin categoría on septiembre 22, 2013 at 10:27 pm  Comments (2)  

The URI to TrackBack this entry is: https://sociedadpoetica.wordpress.com/2013/09/22/domingo-con-el-poeta-y-su-musa/trackback/

RSS feed for comments on this post.

2 comentariosDeja un comentario

  1. Gracias Enrique por esas palabras tan sentidas hacia Ale y Nelly, un verdadero ejemplo del amor… ojalá yo siga perteneciendo hasta el final de mis días, a ese selecto mundo que conoce el amor de esa manera… todos reciben el milagro del amor en sus vidas… algunos no saben que hacer con el… algunos lo desprecian y otros ni se dan cuenta de que se trata… pero siempre se esta a tiempo de amar.

  2. No se puede ni se debe agregar nada mas, solo mirar para admirar.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: