Ayer Pesó


la naranja mecanica

AYER PESÓ

Hoy,

Feliz desperté,

Canté y agradecí,

Después,

Te vi.

Quise,

Tocarte, besarte,

Desearte, amarte,

Pero,

Sentí.

Dolor,

De no poder, de temer,

De quizás presentir,

Que me vuelvas,

A herir.

Cómo

Ayer y antes de ayer,

Cómo sabes hacer,

Tanto,

Doler.

Caí,

En el mutismo atroz,

En el silencio feroz,

Que todo,

Envolvió.

Fingí,

Indiferencia maldita,

Que todo me quita,

Para poder,

Seguir.

Perdí,

Otra vez, otro hoy,

En otro que no soy,

Porque ayer,

Pesó.

Terror,

De saber que mañana,

Un nuevo hoy será,

Y este hoy,

Pesará.

Para,

Callar y doler,

Fingir y no saber,

Cuántos hoy,

Habrá.

 

Enrique Momigliano

Buenos Aires, 21 de mayo de 2013

La herida continua, reiterada y profunda, aunque uno la soslaye, aunque uno se haga el fuerte y pretenda ignorarla, al fin siempre se traduce en inhibición. La imagen es de la película LA NARANJA MECANICA, ese estupendo film sobre el no menos memorable libro homónimo de uno de mis escritores favoritos ANTHONY BURGESS. El joven inhibido que retrata es el fruto exhibido de un lavaje de cerebro perpetrado por un programa del estado para rehabilitar ultra violentos. El método consistía en someterlo a heridas audiovisuales continuas de escenas violentas, asociadas a su música favorita. La inhibición o autocensura es un mal perverso que lleva a la víctima a despersonalizarse, convirtiéndose auténticamente en otro, con el solo fin de evitar seguir siendo herido. Con tanta tristeza como la melodía de Chopin que sigue, se puede afirmar que en algún grado el círculo vicioso de herida e inhibición consecuente se halla presente en casi todas las relaciones humanas, aun más en las íntimas y familiares.

Anuncios
Published in: on mayo 22, 2013 at 12:02 am  Comments (1)  

The URI to TrackBack this entry is: https://sociedadpoetica.wordpress.com/2013/05/22/ayer-peso/trackback/

RSS feed for comments on this post.

One CommentDeja un comentario

  1. Tu poesía muy sentida,como siempre. Las reflexiones, lecciones de vida. ¡¡¡Qué verdad que nuestra vida es una serie de inhibiciones!!! Es muy temprano, creo que con lo que acabo de leer tendré todo el día mi cabeza muy ocupada. Gracias, Enrique.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: