EL MUNDO SINTIGO


dos a la mesa

 

EL MUNDO SINTIGO

“¿Retiro señor?” preguntó la moza del casi desierto bar.

“Retire nomás” contestó Juan con la mirada perdida en la multitud de la acera, ya oscurecida por el anochecer. Y añadió: “me quedo disfrutando el último trago”.

“Así se debe hacer, vivir disfrutando” respondió ella.

“De cada pequeña cosa” añadió él.

Y se quedó bebiendo el último vaso de la botella de champagne, clandestinamente compartida en la larga tarde,  con su amor de la adolescencia, probablemente el único auténtico, él único puro, el único inmortal.

Repasó una y mil veces los diálogos, las miradas cómplices, los gestos, la unicidad de la intimidad histórica, la magia que lo atrapó en el trayecto de ida y que se resistía a abandonarlo. Y se vio en la cima. Imposible llegar más lejos, imposible sentirse más pleno, inimaginable verse más feliz.

¿Cúanto se habían sostenido? ¿Cúanto se habían enseñado? ¿Cúanto se habían comprendido? No tenía medida alguna.

Ella era la llave, él era la suya, para poder ingresar a un espacio eterno, donde las experiencias mundanas, tan trágicas hasta el encuentro, pasaban a ser meras escenas de una obra teatral, sin trascendencia alguna.

El café, cualquiera fuese el testigo del encuentro, pasaba a ser suelo sagrado, un lugar donde un hecho mágico había tenido lugar y donde no lo tendría hasta que se encontrasen la próxima vez.

Estaban solos, solísimos, como siempre lo estuvieron. El resto de los habitantes de sus historias mundanas personales eran tan solo actores de reparto de poca monta. Solo ellos eran protagonistas, dueños de un errar, eterno, antiquísimo y sin fin.

Se desnudaban el uno al otro, se olfateaban, se intuían, se sabían de memoria como a ellos mismos, o más aun, conocían al otro mejor que a si mismo y lo usaban de espejo. Nadie, por más títulos que portase, por más experiencia que tuviese, conocía de ellos la entraña, como el otro de cada quien.

Y volcaban, sobre la humilde mesa de un bar, angustias, temores, esperanzas, expectativas, historias, decepciones y asombros. Todos ellos comprendidos, aceptados y contenidos, con una simplicidad y espontaneidad que hubieran hecho la envidia del propio Cupido.

Eran gemelos y lo sabían. No de sangre, sino de almas. Andaban por caminos paralelos desde siempre y hasta nunca jamás. Uno daba un paso y el otro lo seguía, uno lo retrocedía y el otro volvía. Las obras de teatro que protagonizaban tenían escenas idénticas y  hasta actores de reparto similares que actuaban casi al unísono.

Juan pidió un sándwich para atenuar los efectos del alcohol, antes de sentarse al volante para emprender el retorno a su rutina. Le sirvió de excusa para prolongar el trago.

Sintió el impulso de plasmar el encuentro en un poema, de contarle al dueño del bar el encuentro mágico, del que sin saberlo también había sido testigo. Hay felicidades que pulsionan compartirse.

“¿Todo bien?” preguntó cómplice el mozo, al cobrar la cuenta.

“Más que bien” sonrió Juan.

Y mientras daba vuelta en el balde la vacía botella de champagne, no cesaban de retumbar sus últimas palabras para con ella.

“Te dejo una tarea para el próximo encuentro. Intentá imaginarte el mundo sinmigo. Yo ya hice el ejercicio y el mundo sintigo me pareció horroroso.”

Mientras dificultosamente se incorporaba, Juan mascullaba que le hubiera gustado, cual alpinista, poder atarse a una firme cuerda, para poder iniciar seguro el descenso de la cima al valle de la cotidianeidad.

Enrique Momigliano

Buenos Aires, 26 de febrero de 2013

 

He recuperado un cassette que creía perdido, el que contiene joyas como la canción que sigue. SI TU FUESES de y por Salvatore Adamo, una bella canción de amor acompañada en este video por obras de arte del genio de VAN GOGH.

PD me olvidaba, Herminio, gracias por la idea.

 

Anuncios
Published in: on febrero 26, 2013 at 9:37 pm  Comments (1)  

The URI to TrackBack this entry is: https://sociedadpoetica.wordpress.com/2013/02/26/el-mundo-sintigo/trackback/

RSS feed for comments on this post.

One CommentDeja un comentario

  1. HERMOSOOOO !!!!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: