REGRESO A LA MONTAÑA


TP-regreso-a-la-Montana

REGRESO A LA MONTAÑA

El yunque de mi amigo Daniel Fernández Strauch

 

Daniel me avisó el año pasado que salía su libro. Le prometí adquirirlo rápidamente y darle mi parecer. Lo busqué y compré al día siguiente, pero me fue imposible leerlo en forma veloz. Él quería mi opinión antes de la presentación. Yo no había podido superar el primer capítulo. Estaba impactado. No era un libro sobre la tragedia de los Andes, de la cual Daniel es un sobreviviente, era un libro sobre la cotidiana tragedia mía, la suya, la de todos, de la cual dudo que podamos emerger sobrevivientes.

Pasó la presentación que fue en Montevideo, a la que lamentablemente no pude asistir aquejado de corridas mundanas elevadas a la enésima potencia y un mes después su primo, mi hermano del afecto Gonzalo, me regaló otro ejemplar en una cena a la que tampoco pude ir.

Me avergoncé profundamente. Cada vez que tomaba el libro entre mis manos y aceleraba su lectura, algo me distraía, alguien me interrumpía y lo que era peor mi interior no cesaba de repetir: andá despacio, saborealo que vale la pena.

Se hizo fin de año y me lo traje a San Clemente. Por fin pude dedicarme a él. Advierto a los que sigan mi consejo de procurárselo que no se lee fácil, no es un libro de historia, se dice guía pero en realidad es un yunque. Que cala hondo, que pega fuerte, que necesariamente duele porque necesita hacerlo para despertarnos.

Muchas veces me acordé de LAS CUATRO PLAGAS de Lanza del Vasto, una denuncia sin anestesia de la errada sociedad en que vivimos. Daniel va más allá. No se queda en la denuncia, plantea concienzudamente una alternativa. Es por ende un libro subversivo, en toda la dimensión del término, porque pretende sin tapujos subvertir toda nuestra manera de pensar, para evitar el precipicio al que como humanidad nos dirigimos rápidamente.

El sistema actual de organización  funciona pero depreda, genera ganancias pero no seres humanos felices, trae progreso material pero miseria espiritual. No hay que haberse salvado de un accidente aéreo, de una mortífera avalancha, ni haber vivido  72 días a 4000 metros de altura a punto de congelamiento practicando antropofagia para darse cuenta de ello. Pero probablemente todo  haya sido imprescindible para estar convencido, como Daniel lo está, que en nosotros humanos vive latente la posibilidad concreta y triunfante de vivir de otro modo.

El relato va y viene a la escena de la tragedia andina, pero ella si bien es causa originaria de la enseñanza que el yunque pretende insertarnos, no es la cuestión principal. Se recurre a ella y a sus múltiples difíciles escenas y decisiones para convencernos que nosotros humanos podemos actuar ya, aquí y ahora para salvar nuestra especie del apocalipsis que creamos.

Antes de nuestra primera reunión en Montevideo, que relaté en este blog (https://sociedadpoetica.wordpress.com/2009/04/20/la-sociedad-de-la-nieve-nuestra-oportunidad/), Gonzalo me decía que Daniel hablaba poco. De hecho se calló treinta años. Estaba meditando el regalo que nos hace en este libro. No es teoría, no es utopía, no es un sueño de un loco idealista.  Es la receta que al grupo de los dieciséis le sirvió para sobrevivir, es la receta  que él piensa que los seis mil millones que somos podemos llegar a aplicar para salvarnos de la tragedia a la que marchamos. El la vio, la experimentó, la aplicó y es testigo vivencial de que funciona. Cree que nosotros no la vemos porque no la queremos ver, pero que la intuimos y confía en que somos absolutamente capaces de aplicarla a escala global.

Por eso es un yunque y un despertador. Se sentirán agredidos en sus convicciones más profundas al leer este libro, pero intenten no escuchar el juicio que les sugiere vuestra mente, tan impregnada de ideas esclavizantes de difusión permanente, sino de prestar atención a vuestra entraña de ser humano, a vuestro instinto de supervivencia, que seguramente les estará gritando como a mi: anda despacio y saborealo, es simplemente la incómoda verdad.

Para finalizar quería aquí transcribir algunas frases del libro que me sacudieron. En la selección no pude pasar del primer capítulo ya que son muchísimas, hay carillas enteras que las leí cinco veces y me puse a aplaudir de pie. No por su valor literario, sino por el mazazo de verdad auténtica que me acababan de pegar.

Ciertamente en el Radisson de Montevideo, o Victoria Plaza como a mi me sigue gustando llamarlo, hay una botella de whisky (o varias) que nos espera a Daniel, Gonzalo y a mi para empezar, solo empezar, a debatir esta preciosa enseñanza que pudo ver la luz después de tres décadas y lleva en su génesis todo el sufrimiento que pasó su autor, así como el dolor por el sacrificio de sus amigos que quedaron para siempre en el Valle de las Lágrimas.

Enrique Momigliano

San Clemente del Tuyú, 8 de febrero de 2013

 

“Es evidente que si aun estoy vivo, es porque todos comprendimos que cada uno de nosotros era necesario para el resto en aquellas circunstancias, incluso los heridos y enfermos”.

“A pesar de que las probabilidades de supervivencia no estaban a nuestro favor, si no hubiésemos creído que lograríamos salir de la montaña, seguramente, ahora seguiríamos ahí”.

“Estando en la cordillera, exhausto, congelado, hambriento hasta el punto de tener que comportarme como un animal, nunca dejé de maravillarme por la belleza y la inmensidad de la creación que tenía la posibilidad gratuita de contemplar”

“…..si nuestra civilización colapsa, no será por cierto la primera en caer, aunque es probable que sea la primera que lo haga a una escala global…..Si algo así nos espera, me tiene sin cuidado. El aspecto que no me deja dormir es por qué no podemos ser capaces de imaginar un nuevo marco en el cual desarrollarnos como personas”.

“La pregunta que todos deberíamos respondernos es si, como especie, en este preciso momento, somos lo mejor que podemos ser a partir de los recursos que disponemos. ¿Priorizamos la vida de nuestros semejantes y el cuidado de nuestro entorno? ¿O somos esclavos de la utilidad económica y de la maximización de beneficios?”.

“En algunos momentos de mi vida, regresé espiritualmente a la montaña para poder observar con mayor claridad la náusea que experimentaba al realizar algo que no quería hacer”.

“A veces parece una opción más cómoda, menos problemática, pero no existe podredumbre más profunda en el alma que aquella originada en el recuerdo permanente de lo que podríamos haber sido y jamás fuimos. Para vivir, se necesita algo más que estar vivo”.

“En todos los hombres, habita un gigante capaz de lograr cosas extraordinarias. Lamentablemente nosotros lo descubrimos en las peores condiciones. Pero yo pude ver a ese gigante en cada una de las personas que conocí en mi vida, aunque en muchos casos el gigante solía estar dormido, anestesiado por el miedo,  la desconfianza, la vergüenza. Y en algunos casos somos nosotros mismos quienes lo asfixiamos con nuestras propias manos”.

“Cuando alguien dice “Esto está mal”, pero asegura que es imposible hacer algo para cambiar esa situación, se está muriendo, aunque no sea plenamente consciente de ello”.

“Cuando millones de personas actúan de esa manera, lo mas probable es que queden a merced de los depredadores de la humanidad, quienes siempre estarán dispuestos a servirse de la indolencia ajena para su propio provecho”.

“Si quisiéramos ir un poco más allá con la respuesta, podríamos decir que lo esencial es todo aquello que no puede tener precio…….Vivir en un mundo donde casi todo tiene precio nos transforma de manera inexorable en esclavos de las circunstancias”.

“Es fabuloso todo lo que logramos a partir de la iniciativa creada por el actual sistema. Pero todos sabemos que algo se está pudriendo frente a nuestras narices. Podemos camuflar el olor, construir muros y barreras para evitar observar la podredumbre. Pero ella sigue estando ahí y avanza. Avanza.”

“Porque el problema es que la propia estructura de la civilización en la que vivimos ya no puede repararse a si misma y se ha tornado disfuncional para la mayor parte de nosotros y del resto de los seres vivos que debe padecernos”.

Les dejo el link a un reportaje televisivo a Daniel para que lo conozcan un poco más antes de aventurarse a leer su propuesta. En youtube también está la presentación del libro, aun cuando lamentablemente se escucha poco.

Anuncios
Published in: Sin categoría on febrero 8, 2013 at 11:42 am  Dejar un comentario  

The URI to TrackBack this entry is: https://sociedadpoetica.wordpress.com/2013/02/08/regreso-a-la-montana/trackback/

RSS feed for comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: