ENCUENTRO


Antonio Petrongari en la presentacion de mi libro POESIA PARA SENTIR LA VIDA el 25/9/2010

El pasado lunes 24 de septiembre, Antonio, bibliotecario por muchísimos años de la centenaria Biblioteca Popular Alberdi e integrante de su Café Literario se nos fue a cuidar los libros del cielo. Nos queda su dedicación a la cultura, su amor por los niños, su sentido de profunda pertenencia a su amada Biblioteca y por encima de todo ello, su calidez, su bonhomía y su entrañable amistad. Vaya entonces mi sencillo homenaje de poeta, que tuve el placer y el honor de leer en la Asamblea anual de la Biblioteca del día de la fecha.

ENCUENTRO

Ayer sucedió algo extraño,

que de no ser yo el sorprendido,

llamaría a Ustedes a engaño,

por tratarse de un desconocido.

Pido atiendan a mi relato,

con piadosa, tenaz, indulgencia,

y soporten mi remilgosa rima,

armados de abundante paciencia.

No creáis que lo hube soñado,

ni que el trago llevome a error,

si acaso a la verdad he faltado,

solo ha sido un desliz del amor.

Sucedió que en plena madrugada,

angustiado de la cama salté,

culpa de una tarea malhadada,

que perezoso ayer no terminé.

Necesitando de un extraño libro,

que a mi labor pudiese ayudar,

al vestirme pronto descubro,

faltome a la biblioteca consultar.

Olvidado de la hora y la noche,

obsesionado por el escrito debido,

aceleré por las calles mi coche,

y llegué a Acevedo enceguecido.

Encontrela abierta e iluminada,

a mi Biblioteca esplendorosa,

al correr la escalera empinada,

envolviome el aroma de una rosa.

Una invisible mano guiome,

al justo estante en que se hallaba,

el libro que salida brindome.

Al apuro que me atormentaba.

Gozoso me encaminé a la puerta,

sentí en mi hombro una palmada,

Sonó imposible pero muy cierta,

la bella y clásica música escuchada.

En la planta baja fui tentado,

por el muy querido piano,

por un tango abierto invitado,

rienda suelta di a mi mano.

 –

De mi cordura dudaba,

y mentiría si osara negarlo,

a medida que lo ejecutaba,

una voz grave oía cantarlo.

Ya en mi coche sentado,

la marcha a iniciar me negaba,

al sentirme interpelado,

por el azul de una dulce mirada.

Volví a la puerta mis ojos,

y una pequeña sombra se iluminaba,

familiar, sonriente ,a su antojo,

con infinito amor saludaba.

“¡Antonio!” grité emocionado,

y corrí y lloré y lo abrazaba,

“Enrique” hubo él contestado,

“ Aquí estoy y estaré,… te esperaba”.

 Buenos Aires, 29 de septiembre de 2012

Enrique Momigliano

In Memoriam de Antonio Petrongari.

“Contra el destino,nadie la talla”

 

 

Anuncios
Published in: on septiembre 29, 2012 at 10:14 pm  Comments (2)  

The URI to TrackBack this entry is: https://sociedadpoetica.wordpress.com/2012/09/29/encuentro/trackback/

RSS feed for comments on this post.

2 comentariosDeja un comentario

  1. Hermoso poema que nos emociona a todos lo que conocimos, y a los que no, al querido Antonio. Saber que siempre estamos y estaremos. Sentimientos a flor de piel.

  2. Muchas gracias por este hermoso regalo, de seguro mi abuelo se esta regocijando de alegría en el cielo, te agradezco inmensamente en nombre de Antonio Petrongari y de su familia. Un fuerte abrazo de Julieta del Río, nieta de Antonio.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: