LA EVANESCENTE TRISTEZA


LA EVANESCENTE TRISTEZA 

“Hay gente que con solo decir una palabra enciende la ilusión y los rosales…” 

Gente  de Hamlet Lima Quintana

Vengo de pasar unos meses en brazos de la tristeza. Nos conocemos muy bien el uno al otro, como dos viejos incómodos compañeros de ruta. Nunca hemos podido librarnos del otro por demasiado tiempo. Al decir de Tom Jobin la tristeza no tiene fin. Pero hay tiempos en que te atrapa por completo, pocos pero inolvidables en que asume tu gobierno. Y te deja sin fuerzas, sin ganas, sin sentido. Te abraza dia y noche y te sofoca porque vive de tu energía y todo  cuesta más y todo  pesa doble.

Para los antiguos monjes la tristeza era un demonio o un pecado capital, vaya interesante concepto. Demonio en cuanto adversario de Dios ya que se opone a su designio para nosotros y pecado porque al dejarle asumir nuestro gobierno aceptamos un camino que nos aleja cada vez más del creador. En todo caso  ello nos sirve para asemejarlo a la oscuridad o mejor aun a la sombra que conserva su poder en tanto se la ignora.

No les ha pasado acaso de estar trabajando en una habitacion y entrar alguien y decir: “¡que oscuro que está!, ¿no te diste cuenta?”. Uno no se da cuenta que la claridad ha disminuido, que uno se encuentra casi a oscuras y sin saberlo esta forzando la vista más allá de lo razonable. Pues bien, la tristeza actua igual. Nos gana de a poco, casi sin darnos cuenta y vamos cediendo a sus sugerencias y nos quedamos cada vez más solos, cada vez más quietos, cada vez más callados, tal como ella pretende.

Luchar contra ella es tiempo perdido. Al vivir de nuestra fuerza y energía, cuanto más intentamos alejarla con sonrisas, estímulos o actividades, más recrudece su fuerza. Al final uno se resigna y se deja abrazar por completo.

Empero esa tristeza en apariencia tan poderosa, huye – tal como los demonios- ante la presencia de cierta gente que porta consigo el don de la alegría y aun sin proponerselo lo contagia a su entorno. Es la gente tan necesaria de que nos habla Hamlet Lima Quintana. Cada quien sabrá quien es para si mismo. A veces un amigo, un nieto, una hija, una pareja o tambien a veces una mascota. Pero es esa gente que con su sola presencia torna a la tristeza agobiante en evanescente. Se va, huye y por un tiempo largo no regresa.

El efecto es similar al de encender un fósforo en una habitación a oscuras. La tiniebla que amedrenta desaparece con esa tenue luz. Y uno vuelve a ser uno, a recuperar su propio gobierno, a sentir, a tener ganas, propósito, sentido.

Ya repuesto, no quiero privarme de dedicarle una poesía a mi incómoda e inoportuna compañera, para decirle, mientras  prepara el contra ataque, que conozco a su antídoto perfecto frente al cual todo su poder desaparece y que será un placer emplearlo todas las veces que ella – tan terca- lo haga imprescindible.

TRISTEZA

Tristeza pura y dura,

desnuda y oscura,

lluviosa y pesante,

llorosa y agobiante.

Tristeza muy mía,

nocturna y de día,

que abraza y sofoca,

y  la muerte convoca.

Tristeza persistente,

tristeza delincuente,

pegajosa y peregrina,

engañosa y ladina.

Tristeza imbatible,

tristeza inextinguible,

tristeza onmipresente,

tristeza efervescente.

Sin embargo tristeza,

no eres nada tristeza,

porque te disuelves,

te vas y no vuelves.

Cada vez , cada día,

que vence la alegría,

para que yo me alivie,

Ella llega…. y sonríe.

ENRIQUE MOMIGLIANO

Buenos Aires, 5 de julio de 2012

Les dejo un tema de amor de la época en que las mujeres solo salían solas al balcón y los hombres cantábamos serenatas debajo de ellos, en una de las mejores voces de Italia: Mario Lanza. Esta melodía me fascinó un día en la voz de Pavarotti, luego revolviendo viejisimas partituras de la familia de mi esposa la encontré y otro día tocándola en el piano delante de mi madre, ella dijo: “esta canción era la favorita de tu abuela y se la pasaba cantando en casa cuando eras chico”. Se ha ganado merecidamente su lugar aquí.

En este enlace encontrarán la letra en italiano y español :

http://www.traduceletras.net/es/andrea-bocelli/musica-proibita/339308/

Anuncios
Published in: Sin categoría on julio 7, 2012 at 1:08 am  Comments (1)  

The URI to TrackBack this entry is: https://sociedadpoetica.wordpress.com/2012/07/07/la-evanescente-tristeza/trackback/

RSS feed for comments on this post.

One CommentDeja un comentario

  1. Como comparto todas y cada una de tus palabras y que decir si ya dijiste todo, solo que hoy estoy muy “Calamaro” y entonces “sentiste alguna vez lo que es tener el corazon roto, sentiste a los asuntos pendientes volver hasta volverte muy loco…..la moneda cayo del lado de la soledad y el dolor” – Crimenes perfectos-
    y “perdimos estabilidad, no sabemos de que lado vamos a quedar parados, se agoto lo natural…..” -Clonazepan y circo-
    Pero tambien “Yo soy un loco que se dio cuenta que el tiempo es muy poco” -Loco-
    y entonces “prendido a tu botella vacia esa que antes siempre tuvo gusto a nada, apretando los dedos, dandole mi vida a ese para abalanchas” -Estadio azteca-
    Y quizas ese para abalanchas sea como bien decis, un amigo, un nieto, una hija, una pareja o una mascota, y entonces
    Sin embargo tristeza,
    No eres nada tristeza,
    porque te disuelves,
    te vas y no vuelves,

    Abrazo alegre

    Alejandro


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: