PAPÁ


PAPÁ

En Turín viniste al mundo,

de aquella Italia unificada,

 hogar humilde mas profundo,

intensa educación te brindaba.

Con tu brillante inteligencia,

joven y con honores te graduabas,

siempre esforzándote a conciencia,

muy pronto altos puestos ocupabas.

 La Patria serviste como Alpino,

y escarpados montes escalabas,

hiciste del esquí tu mejor sino,

pero el mar también te reclamaba.

La primer guerra tiño tu niñez,

creciste en un país que consonaba,

con una Europa que en loca preñez,

al mal absoluto engendraba.

Con treinta años, tu saber y más nada,

apenas quince días antes que estallara,

la segunda gran locura armada,

solitario y triste exilio aceptaras.

Viniste a sobrevivir a mi tierra,

a extrañar y a trabajar por nada,

esperando que termine la guerra,

para volver a tu Italia adorada.

Pero el amor preparó la celada,

con mi madre que estaba esperando,

peregrina del mundo varada,

sin padre, pobre y trabajando.

Y unieron destinos y vidas,

con tan poco, con casi nada,

con deudas y familias necesitadas,

solamente el amor les sobraba.

Una década lucharon solos,

con alegría que desbordaban,

la casa llena de italianos,

que los domingos convocaban.

Sin aviso y ya no esperado,

después de por años buscarme,

un día de un enero acalorado,

a vuestra vida decidí sumarme.

Trece años te tuve a mi lado,

tan pocos y tan interrumpidos,

por todo lo que has viajado,

que un soplo fugaz solo ha sido.

¡Cuánto quedó sin decirnos!

¡Cuánto que te has callado!

Faltó conocernos , abrirnos,

lucharla juntos lado a lado.

No obstante mi padre querido,

nunca he dejado de amarte,

el vacío de tu ausencia he sentido,

y el sumo dolor de extrañarte.

Atesoro tu ejemplo y tu recuerdo,

me faltó siempre tu consejo y abrigo,

y si todavía no me pierdo,

es porque te sigo sintiendo mi amigo.

Enrique Momigliano
Buenos Aires, 19 de junio de 2011
Día del Padre

Anuncios
Published in: on junio 19, 2011 at 11:13 pm  Comments (2)  

The URI to TrackBack this entry is: https://sociedadpoetica.wordpress.com/2011/06/19/papa/trackback/

RSS feed for comments on this post.

2 comentariosDeja un comentario

  1. Recordemos con afecto a los que abrieron caminos que luego transitaríamos. No despojemos de nuestra memoria lo que estuvo y lo que fue.
    Sí, hoy están presentes. Se encuentren a nuestro lado o únicamente podamos verlos a través del corazón.

  2. Con pocos o muchos años junto a nosotros, los padres nos dejan su huella para toda la vida.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: