Anochece en Malvinas


posición soldados argentinos en Monte Longdon

ANOCHECE EN MALVINAS

Al Soldado desconocido

El sol acaba de ponerse tras las  colinas de la Isla Gran Malvina y la bruma marina todo lo cubre. Hace once días que el apenas tolerable mayo desapareció de escena para dar paso a un destemplado, muy ventoso y gélido junio.

Recostado en la pared trasera de su pozo de zorro, cavado en la ladera del Monte Longdon – Isla Soledad- , el correntino Fabián aprovecha la última claridad para observar con una mezcla de nostalgia y tibieza, el quizás único paisaje alentador que lo acompaña: una foto de su novia Lucía y otra de sus padres y hermano menor. Como todos los anocheceres, después de hablarles bajito por un buen rato, sacará del bolsillo la estampa de la Virgen de Itatí para rezarle tres Ave María y pedirle protección.

Daniel, su compañero de pozo, correntino también, es un año más joven y está muy mal de ánimo, hace dos días vio como una bomba enemiga destrozaba a su mejor amigo. De no ser porque el cabo exigiera para esa noche silencio absoluto, Fabián estaría contándole algo para animarlo, muy probablemente alguna anécdota graciosa de su corta vida anterior; esa que desapareciera repentinamente hace sesenta días mediante un telegrama y mucho viaje sin destino anunciado.

Nadie prepara a nadie para la guerra. Aún si la instrucción fuese dada por un veterano, estaría obligado a callar la verdad sobre el infierno que espera a los que van a ella.

Fabián y Daniel comieron poco y mal. Fabián y Daniel apenas dormitaron por turnos y sentados en la turba húmeda del fondo del pozo. Fabián y Daniel tienen miedo.

Ha oscurecido, pese a que es una noche estrellada, casi no se ven entre ellos y la tensión ha aumentado a límites insoportables. El retumbar de los latidos de sus corazones estalla en sus oídos y la respiración se hace entrecortada y difícil.

El silencio es absoluto y la espera interminable. Le deja tiempo a Fabián para preguntarse porqué no le habrá llegado carta alguna de Lucía o sus padres, cuando él les lleva escritas unas veinte, acerca de cuyo real destino duda también.

Piensa que aún volviendo entero su vida nunca será igual. ¿Cómo podría? Todavía no mató a nadie, pero vio morir y sufrir cerca, demasiado cerca para olvidar. Le llegaron las trágicas nuevas de los fallecidos en las heladas aguas junto al crucero ARA General Manuel Belgrano y se sorprendió festejando las muertes, sí, las muertes británicas a bordo del HMS Sheffield. Contempló también con asombro y dolor las hazañas de la Fuerza Aérea Argentina, al costo de un puñado de heroicos pilotos abatidos en la batalla de San Carlos y lloró con la caída de la posición de Pradera del Ganso. Demasiado para asimilar en tan pocos días.

El fuego de la artillería pesada inglesa interrumpe abruptamente sus cavilaciones. La respuesta de los grandes cañones argentinos no se hace esperar y la noche, tal como las anteriores, empieza a iluminarse y trastocar silencio absoluto por un tronar ensordecedor.

Fabián lo siente temblar a Daniel, no sabe si son sus piernas, sus dientes o el fusil apoyado sobre la boca del pozo, pero el ruido intermitente que puebla el silencio entre cañonazos le hace correr un sudor helado por la espalda.

Es que les dijeron y los radares confirmaron que esa noche era más que probable un asalto inglés a sus posiciones.

Fabián sabe que tendrá que matar y la sola idea le produce nauseas, pero es bien conciente que no tendrá opción; o mata o muere.

Intuye que las tropas de asalto de los paracaidistas ingleses son más, están mejor entrenadas y equipadas. Los imagina cual sierpes con ojos de búho que ven en la oscuridad, reptando hambrientas hacia él. Él, que solo tiene sus ojos cansados pero abiertos como nunca para adivinarlos en el lapso de claridad que deja el destello de la artillería, él que tiene sueño y hambre, él que empuña un FAL viejo que cada tanto se traba y los pies en mocasines, hundidos en la turba mojada.

Fabián no sabe si verá el sol mañana, no sabe si Daniel soportará el ataque y peor aun, tampoco sabe si logrará llegar de nuevo a besar a Lucía y a su familia.

Solamente sabe y seguramente es ello que lo sostiene de pie y alerta, que la Patria le está pidiendo que venda su derrota lo más caro que pueda, que pelee hasta el fin en esa inhóspita tierra contra un enemigo que no ve, que una causa justa y querida a lo largo de ciento cincuenta años lo llevó a él desde Corrientes a ese pozo de zorro en la colina.

Por eso y porque espera que si verdaderamente el sol de mañana no llega a alumbrarlo, la Patria no lo olvide, reconozca su sacrificio y atienda a los suyos, a esos suyos que él tuvo que abandonar; Fabián seca sus lagrimas, empuña el fusil y mientras espera tenso el combate, tararea bajito para darse fuerzas, sólo para sí, un canto conocido pero del que hoy percibe el exacto peso de cada palabra: “Oíd mortales el grito sagrado: ¡Libertad, Libertad, Libertad!………..o juremos con gloria morir”

Enrique Momigliano

Buenos Aires, 15 de marzo de 2011

El relato que antecede es un cuento y como tal es ficticio, pero se ambienta en los momentos previos a la batalla del Monte Longdon, probablemente la más encarnizada y cruenta de la Guerra de Malvinas. Es uno de los montes que rodea Puerto Argentino y su defensa estuvo a cargo del RIM7 de La Plata. Iniciado el combate a las 21 horas del 11 de junio de 1982, se prolongó por 18 horas durante las cuales además del intenso intercambio de artillería pesada y liviana, morteros, etc., se llegó hasta la lucha cuerpo a cuerpo, a bayoneta pura. La resistencia argentina fue elogiada por los propios ingleses en un libro de título más que significativo: “No picnic”. El costo en vidas humanas fue tremendo para ambos bandos. Los ingleses sufrieron 23 muertos y 47 heridos, mientras que las tropas argentinas sufrieron 31 muertos y 120 heridos.

Dejo este enlace a un reportaje del diario Clarín de hace unos años a un sobreviviente de esa batalla, el teniente primero Enrique Neirotti, para que se observe la huella que deja un combate semejante, aun en un soldado profesional.

http://edant.clarin.com/diario/2002/04/03/p-367351.htm

Y estos videos cuyo texto pertenece a la recreación del combate que efectuó el RIM7, especialmente porque están los rostros de nuestros héroes caídos en la batalla.

http://www.youtube.com/watch?v=G0kkZaj5GxQ&feature=related

http://www.youtube.com/watch?v=gh1U55Xa3WU&NR=1

Debo agradecer a Beatriz, quien me hiciera llegar una magistral interpretación de Roberto Benigni acerca de un soldado italiano cantando el himno en la trinchera, ya que ha sido la inspiración de este escrito.

LINKS A OTROS ESCRITOS SOBRE MALVINAS

A VOS

https://sociedadpoetica.wordpress.com/2007/07/01/homenaje-a-los-heroes-de-malvinas-argentina/

LOS HUERFANOS DE MALVINAS

https://sociedadpoetica.wordpress.com/2009/03/30/los-huerfanos-de-malvinas/

LA CARTA DEL HEROE

https://sociedadpoetica.wordpress.com/2010/03/23/la-carta-del-heroe/

Anuncios
Published in: on marzo 18, 2011 at 2:43 am  Comments (3)  

The URI to TrackBack this entry is: https://sociedadpoetica.wordpress.com/2011/03/18/anochece-en-malvinas/trackback/

RSS feed for comments on this post.

3 comentariosDeja un comentario

  1. Me emociona leer este blog, yo era muy chiquita cuando fue la guerra, tenia 6 años y no entendia nada, pero en casa siempre me contaron la verdad, y siempre se respeto el recuerdo de los soldados que pelearon por la Patria en 1982.
    Hoy, despues de haber leido mucho sobre la guerra y siendo un tema que me apasiona de la misma forma que me emociona yo le cuento a mis alumnos esa historia, que es pasada, que es presente y que va a ser futura, porque Malvinas es una herida abierta en el corazon de los argentinos que nos sentimos parte de esto a pesar de no haber estado alli en tiempo y espacio.
    Mis mas sinceros respetos ex combatientes ¿No bajen los brazos nunca!; y mi mas profundo y acongojado recuerdo para aquellos que la guerra se llevo, QEPD

  2. Realmente, estoy muy emocionada leyendo este blog. Hace casi 7 años que me dedico a Malvinizar con la presencia de NUESTROS QUERIDOS VGM O FAMILIARES DE NUESTROS HÉROES en la escuela primaria en la que trabajo y en escuelas de localidades vecinas. Tengo un programa de radio por Fmcielo93.5guatrachel los jueves de 18:00 a 19:00 junto a mi amigaza, comadre y colega Malvinera, Norma Dietrich, que trabaja en la Escuela Nº 135 de Colonia Santa Teresa y si vienen VGM para Guatraché, los invitamos enseguida para ir a esta localidad que dista 17 km de la nuestra,
    El programa que realizamos se llama “MALVINAS… HISTORIAS DE HÉROES”. PARA MANTENER VIVA LA GESTA DE MALVINAS. Tenemos un pequeño de 5º de mi Escuela, la Nº 60, que es el “operador de radio” del programa y siempre van peques a leer poesías, les encanta hacerlo.
    ELEGÍ PARA MI VIDA ESTA CAUSA, “MALVINAS” QUE ME LLENA EL ALMA Y EL CORAZÓN Y NO LA DEJO POR NADA NI POR NADIE!!
    MI RESPETO Y ADMIRACIÓN PROFUNDA A LOS VETERANOS DE LA GUERRA DE MALVINAS!!
    Y PROHIBIDO OLVIDAR A NUESTROS HÉROES!!

  3. Enrique
    Intensamente reflejado y conmovedor es tu sentir y tu mirar!
    Te abrazo muy fuerte .Viviendo en Mataderos ,en el departamento de adelante ,vivía Eduardo.De la edad de mis hijos más o menos .Vuelve de Malvinas y te aseguro “era un zombi”.Pero nunca quiso hablar de “alla”.Por el dolor de la espera ,por tanta angustia,por ir y venir hasta la puerta cada día primero muere su padre.Luego su mamá .Dolores en el cuerpo y en el alma destrozaron seres y familias queridas.
    Creo que se empieza a ver y sentir más cercano ese ayer.Todo lo que pasó.Parece que hay ” un tiempo” para que se aclare la niebla.
    Una vez más Gracias y te abrazo fuerte.
    Marcelina


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: