PIDE AL TIEMPO QUE VUELVA


PIDE AL TIEMPO QUE VUELVA

 Es el título de una famosa película de los 80 con Christopher Reeve, la cual nunca vi, pero es también la denominación de un muy común deseo.

Sería fantástico disponer de una segunda oportunidad para poder evitar tomar esas decisiones equivocadas cuyas consecuencias nos hacen sufrir hoy.

También sería espectacular tener el poder de volver a esos escasos pero preciosos momentos de la vida en que hemos sido plenamente felices.

Y no sería menos genial poder volver el reloj atrás para vivir disfrutando más, momentos que se nos pasaron de largo y no nos dimos cuenta porque estábamos demasiado ocupados en otra cosa o preocupados por enormidades que, a la luz de la edad, vemos como nimiedades.

Pero no se puede, el tiempo no vuelve, el tiempo nunca nos dejará regresar.

Mi padre, un inconformista como yo, decía que la vida estaba mal armada, que debía ser al revés, nacer viejo y morir joven, porque cuando uno puede, no sabe y cuando uno sabe, ya no puede.

Por Deepak Chopra y su “El Retorno de Merlín”, un libro verdaderamente mágico, me enteré que los que viven así – al revés en el tiempo- son los magos, seres muy lejanos a nuestra humana realidad.

Una amiga cincuentona me decía apenada: “Si de algo me arrepiento en mi vida es de haberme empezado a preocupar por el envejecimiento cuando cumplí treinta”. Le contesté que errores como ese yo había cometido miles, tales como el haber vivido desde los veinticinco obsesionado por el anhelo de jubilarme.

Nos guste o no, la vida es un camino en un solo sentido y cuanto antes nos demos cuenta y lo aceptemos, más predispuestos estaremos a equivocarnos menos y a disfrutar más de aquello que está a nuestra disposición: el momento presente.

Lamentablemente el pasado y el futuro nos obsesionan todo el tiempo y es frecuente que vivamos en alguno de ellos por largos años, mientras la vida real, la del aquí y ahora se nos pasa de largo. Si el pasado esconde heridas nos condiciona sobremanera el presente ya que nos pone obstáculos en forma de traumas o nos inunda de deseos de venganza. Si en algún momento nos dieron cuerda para llegar alto, es probable que andemos por la vida enceguecidos mirando sólo la meta auto impuesta. Es otras veces el miedo a hechos certeros futuros como la enfermedad, vejez y muerte propia o de seres queridos, quien nos roba el momento presente.

Alguna vez hace muchísimos años, agotado de luchar contra el pasado y el futuro para poder focalizarme en el presente, escribí la siguiente frase que es casi un ruego:

“Dejad que el piadoso manto del olvido sepulte cada momento que he vivido y una densa niebla impida percibir todo minuto que me reste por vivir”.

Empero, de tanto intentarlo, creo haberlo logrado en alguna medida. Ello requirió de paciencia y voluntad, pero sobre todo del gran maestro del ser humano que es el sufrimiento. La letra con sangre entra y es la pura verdad.

Hay un tiempo para darse cuenta de este insidioso tema  y hay otro para aceptarlo, asumirlo, dar vuelta la página y vivir con el.

Voy a relatar primero el de mi aceptación por lo ingrato que me resulta. Fue en el lejano 1999, un día que volvía de Mendoza en un totalmente destartalado avión de LAPA, un par de meses antes del trágico accidente de Aeroparque. Dicho avión volaba realmente de casualidad, con ruidos y crujidos por doquier, mientras los pasajeros rezaban, temblaban y luchaban por respirar en una muy mal presurizada cabina. Para abstraerme de la situación me metí para adentro y empecé una meditación, la cual me iba a ser muy útil, aunque más no fuera, para bajar mi ritmo respiratorio.

En su transcurso me llegó esta frase con suma claridad:

  • “El pasado: SOLTAR
  • El futuro: NO TEMER
  • El presente: APRECIAR”

No solamente me sirvió para sortear ese infausto vuelo, sino que hoy sigue alumbrando mi camino y mi conducta. Así, cuando me viajo al pasado o al futuro, ella viene a mi rescate y me vuelve a ubicar en el momento presente.

Mucho más simpático y grato de recordar fue el momento en que produje el consabido “DARME CUENTA” que, por mucho que me disguste, el tiempo no vuelve.

Corría 1985 y fui invitado con otros colegas a brindar una conferencia tributaria en la ciudad de Tandil, Provincia de Buenos Aires. Después de un muy ameno viaje llegamos a la hermosa ciudad rodeada de sierras y nos instalamos en el Hotel Libertador.

Esa misma tarde comenzaban las disertaciones así que había que cambiarse y salir. El lobby se pobló de mis colegas que me esperaban ansiosos. Y yo no podía bajar.

Había sufrido una verdadera conmoción interior. Con tantos años de docencia universitaria a cuestas, había que descartar cualquier tipo de terror escénico. Era exactamente la sensación opuesta.

Me agradaba tanto el momento, lo estaba disfrutando tan plenamente, me sentía tan bien, que ME DI CUENTA que empezar a vivirlo, a transitarlo, era en si mismo agotarlo, perderlo, dejar que se escurriera entre los dedos. Hecho éste que en absoluto quería que sucediese.

Como pude ver que ello era inevitable y que debería unirme a mi inquieto grupo, acudí a mi recurso favorito, la poesía, para desahogar y terminar el conflicto.

Así nació la cuarteta que reproduzco mas abajo, en una esquela de la habitación del hotel, la cual conservo – por eso me acuerdo el nombre- y que dejé sobre la mesa.

No tengo forma de saber si les agradará una poesía tan breve pero que dice tanto, mas ciertamente debo confesar que por lo menos coseché con ella una secreta admiradora.

Al regresar tarde y cansado a mi habitación esa noche, observé que la esquela estaba en mi mesita de luz, rodeada de bombones y con un beso dibujado al pie de la poesía. 

                                                                                               Enrique Momigliano

                                                                         Buenos Aires, 18 de julio de 2010

 

PASAJE DE IDA

 

Cada segundo me acerca a la muerte,

 Y sufro al sentir que escapa mi vida,

 Más cómo quisiera disfrutar de la suerte,

 De ignorar que sólo tengo pasaje de ida.

 

Enrique Momigliano

Tandil, 2 de diciembre de 1985

 

Anuncios
Published in: on agosto 1, 2010 at 4:10 pm  Comments (4)  

The URI to TrackBack this entry is: https://sociedadpoetica.wordpress.com/2010/08/01/pide-al-tiempo-que-vuelva/trackback/

RSS feed for comments on this post.

4 comentariosDeja un comentario

  1. Por supuesto que sería bello, no saber que sólo contamos con pasaje de ida, tal como cuando eramos pequeños y no sabiamos de tiempo, creiamos que el tiempo era infinito.

    Pero el ser adultos nos enfrenta a esta dura realidad, el tiempo es finito y ademas desconocemos cuanto nos queda aún pendiente, por lo que es nuestra responsabilidad aprovecharlo, buscar con cada acción el no quedarnos con las ganas de nada, disfrutar de lo que nos hace felices, hacer feliz a los demás que como nosotros comparten el común destino de ser COMPANEROS DE ESTE VIAJE HERMOSOS, que es vivir.

    Me gusto mucho tu poesia, adopto para mi vida :

    el pasado SOLTAR

    el futuro NO TEMER

    el presente . APRECIAR

    Yo quizas agregaría… como objetivo superador para cada día de nuestro presente,el buscar HONRAR cada día con nuestros actos, intentar marcar caminos que dejen huella.

    Te mando un cariño grande

    Pili

  2. Que hermoso Enrique! en cualq momneto llevo uno de tus escritos para mi rincon! gracias por compartir tu interior.
    Besote de Sol
    Su

  3. Sta pelicula es muy buena en verdad nunk la habia visto, pero cuando mi maestra no las puso para un trabajo m quede muy asombrada, en realidad m gusto la tematica de los viajes a traves dl tiempo pero con la utilizacion d la ment, no como otras k son kon makinas y todo eso, ademas los actores estan muy bien para esa epok, en cual se desarrolla la historia.m lat, spero k no les parezk cursi, para mi no s m hace d ese tipo, como muxhos la mencionan.

  4. Es corto pero dice muchisimo. No conozco esa pelicula, hay otra que habla del tiempo, se llama cuestion de tiempo y es hermosa.
    Saludos enrique!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: