LA GOTA DEL OCÉANO


“Por cada uno que tire una piedra, siempre habrá otro que la levante”. Proverbio chino

El tema de los perros abandonados en los lugares de vacaciones es por lo menos tan antiguo como quien esto escribe. Recuerdo que en mayo de 1979 decidí pasar un fin de semana en Claromecó y me encontré con la ciudad virtualmente tomada por jaurías enteras de perros abandonados que, desesperados de hambre, amenazaban la tranquilidad de cualquier paseo.

“Milagrosamente” las autoridades se ocupaban año a año de despejar las localidades costeras de esos molestos animalitos, no quieran saber cómo. Lo cierto es que al empezar la siguiente temporada no había ningún perro suelto.

Si en aquellos años la vida humana valía poco, imagínense lo que podía llegar a valer la de un perro sin dueño. En tiempos más cercanos y dado que las autoridades lugareñas son un poco más derechas y humanas, los perros quedan vivos de un año para el otro pero enteramente librados a su suerte.

Merece entonces reflexionar sobre la inhumanidad de los veraneantes que, sin remordimiento alguno, abandonan a sus mascotas como si fuera una basura, costumbre que lejos de mejorar, empeora con los años por la maldita y molesta moda – ilegal por cierto- que adoptan los dueños actuales de pasear a sus perros sin correa, (aunque de una verdadera bestia de ataque se trate), hecho que incrementa el número de abandonos por los más que frecuentes y esperables extravíos.

Tuve oportunidad de referirme en mi blog el año pasado (ver “No abandonaras a quien te ama incondicionalmente”) a las consecuencias de este abandono en la persona de un perro en las playas de mi habitual lugar de descanso, esto es San Clemente del Tuyú.

Para mi sorpresa, este año me encontré con el siguiente cuadro de situación:

  1. No había más perros abandonados que el año anterior.
  2. Los perros en situación de calle eran prácticamente los mismos que a fines de la temporada pasada.
  3. Estaban sanos y bien alimentados
  4. Era obvio que no habían tenido crías.
  5. Generalmente a la noche recalaban en los mismos lugares.

Convencido que si en otra vida me toca ser perro y me abandonan quiero que lo hagan en San Clemente, me dediqué a  averiguar qué había cambiado y me encontré con un montón de buenas nuevas.

  1. Se habían formado dos asociaciones protectoras de animales con las que colaboraban distintos habitantes del pueblo.
  2. Esas dos asociaciones habían intercedido hasta el cansancio con las autoridades para conseguir algunas pocas cosas que les permitiesen ocuparse de los animales enfermos y solos
  3. Se había encarado la castración masiva de los perros abandonados ( mas de 400)
  4. Había aparecido un veterinario extraordinario que los atendía gratis
  5. Ese mismo veterinario y muchos habitantes alimentaban a costo de su propio bolsillo a los animales callejeros. El veterinario solo daba de comer a 44 perros.

Los buenos se habían sumado, el pueblo había actuado como comunidad en su propia defensa y se había creado, por así llamarla, una comunidad de perros de la calle a quienes los residentes permanentes y también algunos temporarios empezaron a adoptar de distintas formas y grados.

No es raro ver residentes con más de seis perros en su casa,  o quienes por falta de espacio o vocación solo los dejan entrar en noches crudísimas como suele haber por esas playas, pero los alimentan en la puerta de su casa o local. Por eso es frecuente que esos perros vayan al mismo lugar a dormir ya que saben que ahí no serán ni maltratados ni echados y algún bocado probarán.

Resulta alentador encontrar en muchas esquinas bidones con agua fresca que los residentes renuevan diariamente y en las que es posible ver a los perros  haciendo cola para beber.

Por supuesto que no todo es rosa, pareciera que en este país cuando alguien hace, contra viento y marea, algo bueno, nunca faltan hermanos humanos y compatriotas que les quieren arruinar su labor.

En plena temporada llego un camión de Villa Gessell y descargo en San Clemente unas decenas de perros abandonados. En lugar de imitar el ejemplo, abruman a quienes hacen bien las cosas. Con dolor digo, típicamente nuestro.

En este marco  una noche paseando – con correa- a mi perra cocker que estaba entrando en celo, el perro de la foto, bautizado El Chavo por mis hijos, me empezó a seguir. Flaquísimo, lleno de pulgas y garrapatas y sin el collar que lo identificara como perro asistido por la comunidad,  se caracterizaba por ser simpatiquísimo y buenísimo pero también pesado, seguidor y confianzudo.

Se convirtió en mi perseguidor implacable y como no quería volver con mi perra embarazada (ni protagonizar esa exquisita película de Disney: “La dama y el vagabundo”), lo tuve que echar de mi lado de un modo poco convincente ya que no me dejó ni a sol ni a sombra, anduviese con perra o sin ella.

Al pobre Chavo lo echaban de todos lados, no solo la gente sino también los otros perros, los comerciantes, los turistas y él seguía buscando que alguien le diera bolilla. Era un espectáculo tristísimo ya que no podía comer ni beber y estaba extremadamente delgado. Esa noche me costo dormir. Sentía la imperiosa necesidad de hacer algo por él y no se me ocurría nada.

En el curso de la mañana siguiente en la playa el espectáculo se repetía. Con el corazón partido veía como al Chavo lo echaban de todas las sombrillas, de todas las carpas.  A mi me quedaban cuatro días de vacaciones, el estado de mi perra me impedía darle refugio y si le prestaba alguna atención se iba a encariñar conmigo sólo para ser abandonado de nuevo. ¿Qué hacer? ¿Aquello que sentía que el perro necesitaba o lo que la razón me aconsejaba?

En pleno dilema y mientras me iba de la playa con el perro siguiéndome me acordé de ella: Santa Teresa de Calcuta vino en mi ayuda. Una de sus mejores frases, que era a la vez respuesta a las críticas que frente a la enormidad de la pobreza en Calcuta su trabajo era insignificante, constituye la siguiente:

“Dirán que nuestra tarea es una gota en el océano, pero sin ella al océano le faltaría una gota”.

Y vean lo que pasó cuando decidí volcar mi gota.

Me detuve y acaricié su cabeza. El perro cerró sus ojos al sentir mi mano sobre él. Sané con ese simple gesto y con esa conducta irracional pero profundamente humana miles de rechazos, miles de castigos. Se me abalanzó y me cubrió de lengüetazas, no cabía en sí de la alegría. Por fin tenía un amigo.

Y a mi me quedaban solo cuatro días para revertir una situación imposible y con la pregunta pendiendo como espada: después que me vaya ¿que? Empecé a alimentarlo y a darle de beber. Estaba tan asustado que sólo comía y bebía si me quedaba a su lado.

Lo defendí de los otros perros de la cuadra que le negaban su lugar y lo corrían. Así empezaron a respetarlo. Se me pegó tanto que cuando iba al ciber se sentaba la hora entera debajo de mí y se dormía de forma que me era imposible mover la silla sin despertarlo. Por él fui a conocerlo a Claudio Bonnet – el heroico veterinario- para que lo pusiera en su lista.

Mágicamente se gano a los residentes permanentes del edificio que ocupo en verano, a quienes les dejé el alimento que me sobró y gustosamente se hicieron cargo. Encontró un lugar  para dormir en el portal del edificio y así se gano a todos los chicos que le dieron tanta comida que cuando bajaba yo, ya estaba satisfecho.

Aprendió a beber del bidón de agua de la esquina. Nos disfrutamos mutua e intensamente esos cuatro días que Dios nos dio. Era conmovedor verlo andar por la playa solo y al verme a la distancia venir corriendo a mi encuentro a toda velocidad, saltarme encima y lamerme por todos lados.

Las fotos pertenecen a la noche de la despedida. Espero encontrarlo sanito cuando vuelva por ahí pero, pase lo que pase, nada ni nadie podrá borrar de su corazón ni del mío el valor que tuvo esa caricia primera que sólo me animé a darle por hacerle caso a Santa Teresa y no a mi fría razón. Evidentemente el corazón tiene medios y desata mecanismos que la razón nunca alcanzará a percibir ni entender.

Enrique Momigliano
Buenos Aires
13/02/2010

HOMENAJE AL CHAVO

Callejero de Alberto Cortez


Anuncios
Published in: on febrero 14, 2010 at 2:36 am  Comments (6)  

The URI to TrackBack this entry is: https://sociedadpoetica.wordpress.com/2010/02/14/la-gota-del-oceano/trackback/

RSS feed for comments on this post.

6 comentariosDeja un comentario

  1. No puedo creer que nadie haya hecho un comentario a esta hermosisima historia!!! Y tan valiosa!!
    El es muy bonito. Ojala este bien…

  2. Me encantó la historia del Chavo!! Se parece mucho a un perrito que bauticé el Rubio, está en las mismas circunstancias. Le doy de comer todas las noches, pero lo que más le interesa es que le haga unos mimos antes. Una señora le da albergue en las noches de frío. Cada vez que salgo caminando me acompaña por cuadras y cuadras, lo mismo hace con mi hija, va hasta la Universidad con ella y después vuelve solo a su lugar en esta vida, qué es la puerta de mi edificio o la reja en donde de noche lo entran. Por él he discutido con mis vecinos del consorcio. Tiene tanto amor para dar y está tan solito!! Siempre mendigando una caricia!!! Si me mudo me lo llevo!!!!.
    Enrique te felicito por el sensible y enorme corazón que tenés!!

  3. Hola Enrique:

    La verdad que es muy linda la historia del Chavo!! Yo veraneo seguido en San Clemente y recién me entero lo que están haciendo por los perritos y la verdad que me pone muy feliz, ya que a mi también me da mucha impotencia cuando los veo en la playa y más bronca por la gente que los deja abandonados o muchas veces los pierden por no llevarlos con la correa como corresponde. Realmente no puedo entender como la gente los abandona por tener sus vacaciones sin importarle el destino que les toque a estos hermosos animalitos, no me entra en la cabeza será que yo por mi perro hago todo, las veces que viaje con mi perrita que lamentablemente falleció pagaba para poder llevarla en la combi conmigo, también pase momentos desagradables con gente que no cuidaba de sus perros y uno de ellos mordió a la mía, la bronca y las ganas de matar a la dueña no te das una idea. Ahí conocí a un veterinario extraordinario que supongo debe ser claudio que curo las heridas de Canela, tengo entendido que cuidaba muchos animalitos de hecho tenia un caballito en el baldío de al lado. Es un genio!!!
    En esa oportunidad también conocí a loba una perrita que los dueños del lugar donde me hospede cuidaban durante el verano, ya que intentaron miles de veces llevársela a Bs. as. pero ella se tiraba del auto y en invierno al final la cuidaba el veterinario. Siempre que voy a San Clemente lo primero que hago es pasar a verla, la llamo y viene corriendo, no te puedo explicar la alegría de verla.

    Realmente me alegra mucho tu historia y lo que están haciendo en San clemente y esperemos que otros partidos de la costa hagan lo mismo y no tomen la salida fácil de tirarlos en San Clemente para sacarse el problema de la manera más simple.

  4. Buenas tardes, queria saber porque la municipalidad de la costa no hace nada por controlar y castigar al que abandona un perro , en san clemente cada vez hay mas perros abandonados.

  5. UNA PERDIDA IRREPARABLE, PERRITA DEL VIVERO ES ATROPELLADA POR UN JEEP QUE PASABA A TODA VELOCIDAD POR LA PLAYA

    Soy del sector del Vivero Cosme Argerich, pasando el mismo a partir de la calle 76 en adelante el sector explota en verano de cuatriciclos y jeeps que circulan a toda velocidad entre los medanos y en la playa misma entre la gente, los niños y los perros arrasando con todo, los medanos son destruidos. Por otro lado, los carros tirados por caballos destruyen las playas sacando gran cantidad de arena dejando pozos enormes peligrosos y tremendamente dañinos para el ecosistema del lugar y encima los caballos son usados como bestias de cargas cuando esta prohibico por Ley. Ahora me encuentro con que una perra muy querida en la zona fue terriblemente atropellada por un jeep que circulaba con total impunidad por medio de la playa, estamos destruidos la perdida es irrecuperable.
    SE NOS FUE “LA CANOSA” NUESTRA ENTRAÑABLE AMIGA Y COMPAÑERA…QUEDARON SUS TRES HIJOS…PERO A VER SI ESTA MUERTE NO ES VANO Y SIRVE DE ALGO, TAMBIEN PODRIAN HABER ATROPELLADO A UN NIÑO A CUALQUIER PERSONA! NO DEJEMOS QUE ESTO VUELVA A SUCEDER! POR FAVOR TOMEN CONTROL DE ESTA ZONA, EXIGIMOS CARTELES DE PROHIBICION DE CUATRICICLOS Y CARROS EN LA PLAYA PARA PROTECION DE TODOS INCLUSO DE LA PLAYA MISMA…

  6. NO MAS MOTOS, 4×4, JEEPS Y CUATRICICLOS EN LA PLAYA, POR FAVOR no solo perjudican el ecosistema del lugar dañando los médanos y las playas sino que también rompen con la tranquilidad del turista y el habitante. Pasan una y otra vez a una considerable velocidad, no se puede caminar apaciblemente por la zona ni echarse a tomar sol durante los días de verano en los médanos, el ruido y el humo de los motores aturden, contaminan, estropean el lugar. Los médanos se deterioran, la vegetación de los mismos queda averiada.
    Es lamentable que zonas como la cercana al Vivero Cosme Argerich en San Clemente del Tuyu tan elegida por los turistas por su tranquilidad, su bosque cercano repleto de pájaros, sus playas elegidas incluso por algunos para pescar, sea invadida por “motores a pleno”.
    En una oportunidad casi fui atropellada mientras estaba reposando en uno de los médanos y repentinamente un jeep freno a mis espaldas, tuve buena suerte de no sufrir daño alguno pero quedé anonadada. Es insólito que esto ocurra, los vecinos del lugar que tienen niños están indignados, es injusto no poder caminar de forma tranquila. Durante la última temporada hubo un cartel “prohibido cuatriciclos” pero el mismo fue tachado con aerosol y la indiferencia al mismo fue total, los cuatriciclos corrompieron durante todo el verano la placidez del lugar.
    Asimismo, dejo constancia que recientemente acaba de ser atropellada por un jeep en plena playa, una perrita muy querida en la zona, alimentada y bajo el cuidado de los mismos vecinos, es una pérdida irremediable, estamos todos destruidos. Por todo lo expuesto “NO QUEREMOS QUE ESTO VUELVA A SUCEDER”. “SE NOS FUE LULA FUE ATROPELLADA Y LOS VECINOS DEL LUGAR ESTAMOS MUY TRISTES”

    ADRIANA URBANO


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: