ERRARE HUMANUM EST


A lo largo del camino, del recorrido hasta hoy y por lo menos a mi benevolente juicio, no he cometido demasiados errores pero los que sí cometí han sido tan grandes, tan groseros, tan épicos que ninguno de los que estuvo cerca se olvida. En una reunión familiar, hace ya muchos años cuando terminé de relatar como había emergido de una de esas peripecias, un pariente mirándome a los ojos exclamó: ¡OH Dios mío, que cosas que hace la gente! Fue para mí una total sorpresa ya que tenía en mis alforjas todo un arsenal de justificaciones, explicaciones lógicas y hasta razones metafísicas que avalaban – a mi parecer- mi conducta de ese entonces.

Era obvio que en el juicio de mi mismo carecía completamente de objetividad y lo que a ojos de mi pariente y de cualquiera que desde afuera del problema evaluase mi conducta era una soberana barbaridad, para mi era casi lo único que se me hubiera ocurrido hacer.

Pues bien, a nivel colectivo nos pasa lo mismo. Si cualquiera de nosotros se tomase el trabajo de apearse un instante del colectivo de la vida y la observara desde afuera se daría cuenta que la conducta humana colectiva “no le cierra demasiado”. No obstante a los que están subidos en el viaje y enfrascados en él les parece que lo que hacen es lo que deben, que está perfecto, que hasta generacional y genéticamente se encuentra debidamente justificado su comportamiento.

Sólo se trata de mirar con más objetividad, mirar distinto – cualidad intrínseca a los poetas-, ver la película completa – muerte incluida-, para caer en la cuenta que nuestro periplo en la vida material está lleno de errores y que el sinsentido reina.

Los invito a que lo ensayen, no es tan difícil. Lo realmente difícil y audaz es una vez que nos dimos cuenta, intentar, tan solo intentar vivir con sentido, errando poco ya que la marea humana que viaja por el carril contrario no solamente se molestará, sino que hará ingentes esfuerzos para convencernos que los equivocados somos nosotros.

Siguiendo la línea de TERCO que es uno de los posts más antiguos de este blog, el otro día me llegaron los versos que siguen.

PERIPLO

¡OH Dios mío que cosas hacemos
Tus seres humanos!
En qué ilusiones creemos,
Cuántas vueltas que damos.

Y mientras venimos y vamos,
Amamos tan poco, basura juntamos,
Nuestro cuerpo rompemos
Y nuestra alma perdemos.

En un rincón oscuro nos aguarda
Como sorpresiva celada,
Aliviadora del dolor de vivir,
Un quizás suave o sufriente partir.

Enrique Momigliano
Buenos Aires, 08/04/2009

Anuncios
Published in: on abril 11, 2009 at 1:14 pm  Dejar un comentario  

The URI to TrackBack this entry is: https://sociedadpoetica.wordpress.com/2009/04/11/errare-humanum-est/trackback/

RSS feed for comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: